miércoles, 10 de agosto de 2011

SI YO FUERA CREYENTE... DIRIA A RATZINGER QUE SE LARGASE A SU CASA

De entrada, debo admitir que el tal Joseph Ratzinger, el supuesto vicario de Cristo en la Tierra - lo cual es mucho suponer; de entrada hay que suponer que lo que cuenta la biblia es cierto, hay que suponer que el Vaticano no lo ha manipulado a su convienciencia, y hay que suponer que ha sido elelgido para tal cargo por la inspiración de un Dios en el cual no cree ni una cuarta parte de la humanidad que sabe leer y escribir - es un personaje por el que siento actualmente un asco profundo. Me parece un ser humano despreciable y asqueroso, por muchos motivos.

El primero, por su condición de nazi. Desde hace tiempo, cuando se supo su militancia en las Juventudes Hitlerianas, hecho que el Vaticano intentó ocultar, adujo que entro en esa organización obligado y coaccionado. ¿Que demuestra eso? de entrada, que es cobarde y miserable como una rata. Hubo miles de jóvenes alemanes que se negaron a pertenecer a las organizaciones nazis y con ello se enfrentaron a la persecución, la carcel, la tortura y la muerte. Pero Ratzinger no pertenecía a esa clase de alemanes, dignos, valientes, y con toda seguridad, muchos de ellos auténticos creyentes. El no.
Después, porque desde que medró en la secta y llegó a las esferas de poder a la sombra del reaccionario y retrógrado Wojtyla, el vicario polaco untado por el departamento de estado americano para hacer la guerra sucia politica en Europa contra el bloque no capitalista, se ha distinguido no solo por favorecer y hacer suyas las posiciones más inmovilistas, ultraconservadoras e indefendibles de la doctrina católica desde su puesto de inquisidor jefe; ha demostrado en todas sus opiniones tal desprecio hacia la mujer, dentro y fuera de la iglesia, que a estas alturas me parece increíble que todavía haya mujeres que sigan formando parte de esa iglesia.
Este individuo se ha permitido mentir, intoxicar y manipular la historia diciendo que en nuestro país la República atacó a la fé católica, lo cual es una más de la infinidad de mentiras que dice cada vez que abre la boca y por si fuera poco, se ha erigido en el mayor encubridor de los más odiosos delitos de pedofilia que por millares han cometido en todo el mundo la caterva de reprimidos, enfermos, hipócritas y mal nacidos que ocultan su despreciable catadura humana y moral bajo las sotanas negras.
Pero aún sintiendo ese asco y ese desprecio por este sujeto, y ante el bombardeo medíatico que tenemos que aguantar acerca de su visita a este país, reflexiono y me pregunto a mi mismo... bien ¿y cual sería mi reacción si yo fuera creyente? ¿Que pensaría, que sentiría ante este personaje que teóricamente representa al dios en el que yo creo?

Si yo fuera creyente, creo que estaría dentro de esa iglesia de base que pretende vivir la fraternidad cristiana auténtica, es decir, repartir, compartir, vivir en comunidad, en solidaridad con los perseguidos, con los marginados, con los que no tienen nada. Estaría con la iglesia que da cobijo a los inmigrantes, que está en las cárceles junto a los presos, en los barrios junto a los parados, los obreros, las mujeres trabajadoras...
Si yo creyera en ese dios de los católicos, creeria en el evangelio que llevó a hombres íntegros y sinceros a enfrentarse al poder, como el padre Jose María Llanos, que se unió a la lucha del Partido Comunista para conseguir para su pueblo educación, justicia, trabajo, libertad, cultura...y que se enfrentó a esa otra iglesia felpudo de la dictadura franquista, que bendecía en los aeródromos los bombarderos que iban a masacrar población civil en la retaguardia republicana y llevaba bajo palio al dictador.
Creería en la fé que llevó a Leonardo Boff a defender al pueblo uniéndose a la Revolución Sandinista, la maravillosa revolución que llevó a Nicaragua la libertad, la alfabetización, el desarrollo económico... creería en la fe que llevó a Monseñor Oscar Romero en El Salvador a morir por defender a su pueblo de la agresión fascista del terrorismo de extrema derecha financiado por el gobierno USA, y creería en la Vicaría de la Solidaridad de Chile, que se enfrentó a la dictadura terrorista de Pinochet, el cual -curiosamente- mientras encarcelaba, torturaba y asesinaba como una bestia enloquecida a los opositores, recibía la bendición apostólica personal de Wojtyla, el papa pagado por la CIA y los mafiosos del Banco Ambrosiano.
Creería también en el Cura Pérez, un sacerdote católico que entendió que la única forma de luchar por una vida digna y libre en la Colombia asediada por los narcotraficantes y los paramilitares de extrema derecha era iniciar una lucha como la que Che Guevara y Fidel iniciaron en Sierra Maestra para liberar Cuba y creó el EPL, el Ejército Popular de Liberación de Colombia.

¿Sería compatble mi fe en esos ejemplos de generosidad y de entrega a los demás con mi fé en la jerarquía del poder católico? pienso que no.

Si creyera en el dios de los catolicos, y en las enseñanzas de su supuesto hijo Jesucristo, no podría creer en una iglesia construida como negocio, como tapadera de una estructura financiera que los católicos de base no pueden conocer. No podría creer en una iglesia que durante décadas convirtió los colegios de enseñanza en auténticos campos de exterminio de la libertad individual, de la expresión libre, de la sexualidad libre, y que los instrumentalizó al servicio del poder como centros de adoctrinamiento de una dictadura terrorista.
No podría creer en una iglesia que niega bajo el estigma del "pecado" el derecho de gays y lesbianas a vivir libremente su sexualidad, y que niega a la mujer bajo ese mismo estigma un derecho fundamental como es el derecho al aborto. Y me resultaría patético, bochornoso, vomitivo convertir la visita de un hombre que debería venir dando ejemplo de humildad en un circo propio de secta tercermundista, pagado además con los impuestos de todos, incluidos los que no comparten ni esa fé ni esa ejecutoria de la iglesia católica.
El sentimiento de recogimiento, oración y paz que se supone deben tener los catolicos, convertido en espectáculo para borregos, en pan y circo para la masa, en la ceremonia del adoctrinamiento en las ideas reaccionarias de una iglesia que solo funciona como mecanismo de una estructura de poder. Y dentro de poco, la desquiciada idea del sicario de Ratzinger en España, Rouco Varela: hacer un parque temático del catolicismo, un port aventura en el que cobrando una cuantiosa entrada, convertir la religión en un show con coca colas, palomitas y hamburguesas (¿consagradas?)
Si yo fuera creyente no podría creer en toda esta demostración de despilfarro, de espectáculo cutre y casposo, que encima es aplaudido con entusiasmo por la derecha y permitido a hurtadillas por la pseudoizquierda de los Rubalcabos (el pobre ZP ya ni existe en los telediarios).

Si yo fuera creyente le diría a Ratzinger: ¿A que vienes aquí? ¡Lárgate!

Pero como no soy creyente, con más convicción aún me uno a quienes vamos a manifestarnos en contra de su visita como "jefe de estado" pagada con mis impuestos en contra de mi voluntad y de la instrumentalización política que la caverna mediática de la derecha hará de ella.

Ratzinger, aqui no te queremos. Márchate.

18 comentarios:

B.N.Fanzine dijo...

Duro y con toda!!!!!

METALGOD dijo...

Buen articulo Mariano,sobre todo de documentacion e informacion.Lo cierto es que si el exterminador de Paquito,no hubiera hecho la limpieza que hizo en este pais,probablemente este individuo del que hablas no entraria y saldria de aqui con tanta facilidad,puesto que en lugar de rebirle grandes masas,muy al contraio le rechazarian,pero vaya,si que hizo una buena limpia el hijoputa,cobarde e inutil del Franco.

PAX dijo...

Completamente de acuerdo contigo Mariano. Todo este régimen eclesiástico católico está podrido desde hace ya siglos, con la única particularidad de que Jesus probablemente (según lo que sabemos de él) echaría pestes de lo que en su nombre se ha formado.
Como bien dices ha habido sujetos y ramas dentro de la iglesia católica que quisieron salirse de la doctrina para acercarse al verdadero discurso de Jesus y fueron excomulgados, asesinados, eliminados y eso es mafia pura y dura.
Pero lo más triste de todo esto es a lo que el termino "creyente" ha quedado relegado: una persona que cree en el Vaticano, en su padrino, en el banco ambrosiano, en el poder absoluto de la iglesia católica apostólica romana, etc etc, una pena.
Excelente artículo Mariano, gracias por compartirlo.

danny dyc peewee dijo...

muy bueno, don mariano, cooincido plenamente en la exposicion, pero lo verdaderamente triste es que el 17 de agosto nos joderan y estarems mas vigilados que el copon.

danny dyc peewee dijo...

genial la entrada , mariano. diste en la diana del asunto.

Anónimo dijo...

Mejor dicho, imposible!!

Jesús dijo...

¡Que no vengan los que se aprovechan de la fe para hacer política o de las víctimas del terrorismo para hacer política...!.
Lo has dicho todo y muy bien dicho.
Son escoria amoral y sin ética, curiosamente presumen de ser los legítimos propietarios de ambas.
Se esconden como ratas pero se les ve el plumero.
No es lo mismo ser creyente que ser católico. Lo primero lo respeto, lo segundo no, porque ellos no respetan la vida, a pesar de que creen ser propietarios de la misma. Rezando irán a un cielo creado exprofeso para ellos, donde estarán Franco o Queipo de Llano, sí, ese infame militar que daba charlas por Radio Sevilla explicando con pelos y señales lo que iban a hacer sus bravos soldados con las mujeres de los rojos. Todo un ejemplo de moralidad. En una iglesia de Sevilla descansan sus bendecidos restos, no te digo más, Mariano.

¡Un saludo!

Pedro dijo...

Mariano, a Joseph Ratzinger le "tocó" ser adolescente en la Alemania nazi de los años 40, con una guerra mundial en marcha y, por eso mismo, en un contexto en el que ser joven suponía ser "carne fresca" para ser adoctrinada en los principios fascistas y, al poco tiempo, reclutada para el ejército. No niego que hubiese miles de jóvenes alemanes antifascistas, pero desde luego eso ya era imposible en aquel tiempo. No quiero disculpar en absoluto la pertenencia de este tipejo a las Juventudes Hitlerianas, sólo pienso que Ratzinger fue miembro de ellas porque me parece imposible que pudiese elegir, en aquellos tiempos, no ser un joven nazi. Otra cosa muy distinta es que estuviese también ahí por oportunismo y ganas de medrar, pero sólo se puede suponer. Lo que está claro, clarísimo, es que fue una persona formada en valores reaccionarios, que reforzó esos valores trepando por la jerarquía de "su empresa" y que, difícilmente, los pondrá en cuestión porque le han valido de mucho. ¿Jornada Mundial de la Juventud en Madrid? ¿Y por qué no cancela todo eso y se va a Somalia a solidarizarse, a pedir justicia, a compartir algo con los que más dignidad necesitan?

Virgen Ciega dijo...

La jerarquía eclesiástica sufre los mismos desequilibrios que la jerarquía civil o la jerarquía militar... Las capas inferiores son las que realmente creen en los valores defendidos por su sociedad, promulgados dichos valores por una capa superior que no sólo no cree en ellos sino que se vale de ellos para enajenar y cegar a los miembros de las capas inferiores a partir de una imposición dogmática (en vez de abierta o crítica) de los mismos. "Católico" es la palabra que los griegos utilizaban para expresar el concepto de "universal", y es que el catolicismo practicado de acuerdo con sus principios tiene que ver con la tolerancia y la integración de los seres humanos en una Cosmópolis, independientemente de su etnia, religión, etc. (el "perdón" católico es la actitud respetuosa que se ha de tener con el que no es católico). Sin embargo, el Vaticano parece obcecado en pisotear el pensamiento católico bajo un entramado de técnicas de marketing que en nada tienen que envidiar a Coca Cola, Nike o el Real Madrid... El universo cristiano se convierte en una burbuja cristiana, una mega-secta cerrada, una multinacional; un parque temático -como muy, muy bien dices- que no transmite valores sino impulso de consumo. Así, con este desequilibrio entre capas superiores y capas inferiores, vemos como miles de misioneros se quedan sin pensión mientras Su Santidad se desplaza en un automóvil exclusivo a prueba de balas que ha costado una fortuna... En fin, me alegro de haber leído esta entrada. ¡Un saludo melómano!

Anónimo dijo...

voy a intervenir aquí por primera y última vez para comentar lo siguiente: soy amante del rock, y en especial seguidor desde 1984 aprox. de Barón Rojo; potencialmente, debería ser asiduo de tu blog, de tu programa, incluso he pasado varias veces por Sun Records y me he quedado con las ganas de comprar tu libro. Nada de eso voy a hacer, y en parte me da pena porque no dudo de tu rigurosidad como periodista ni de tu amor al rock. Pero las pocas veces que te he leido o escuchado en lugar de defender tus ideas o creencias de forma moderada y razonada, respetable para los que no pensamos como tú, rezumas un odio agresivo y violento contra todo lo que consideras contrario. Sin pensar que puedes causar repulsión frente a personas como yo, católico y de derechas, algo legítimo en una sociedad democrática como la actual siempre que no se moleste ni ofenda a nadie. Respeto profundamente a cantidad de amigos y conocidos que no son ni lo uno ni lo otro, pero que jamás me han faltado al respeto y siempre admitiendo cada uno nuestras discrepancias.

Pedro dijo...

La palabra clave de lo que ha escrito "Virgen Ciega" ?(¡ciega, no! ¡con una vista muy aguda!) es JERARQUÍA. Más abajo de esa jerarquía, como escribió Mariano, hay también una Iglesia de base que está más cerca del mensaje cristiano que de los palios, los tronos de Semana Santa y los confesionarios. Dentro de la "burbuja" que dice Virgen Ciega aún queda gente transparente, no todo es una mega-secta. La palabra auténtica debería ser "cristiano/a", no "católico/a". Por cierto, hablando de sectas, me ha parecido grotesco ver por televisión el "espectáculo" que montaron en Cibeles los llamados "Kikos". Dinero público malgastado en cortar el tránsito por una vía pública...¡para bendecir a futuros sacerdotes! ¿Estamos en 1011 o en 2011? Si Juan XXIII levantase la cabeza...

Mariano Muniesa dijo...

En respuesta a Anónimo:
Primero, valoro y agradezco que aún dentro de tu discrepancia profunda acerca de como pienso y acerca de la manera en la que expreso mis ideas y sentimientos, me expreses tu desacuerdo de forma razonable y exenta de ataques o improperios. Ya solo por eso, te respeto y por ello, querría debatir contigo más en profundidad algunas cuestiones.
Segundo, me acusas de expresar mis opiniones con una suerte de odio insoportable a quienes no piensan como yo...
No, en eso te equivocas. Es verdad que por mis convicciones, hay actitudes, posicionamientos y hechos que me producen un radical rechazo y eso, no te lo niego, lo expreso con mucha vehemencia. Ahora bien, dime con sinceridad... ¿tu de verdad crees que es "razonable y moderado" el discurso de la batería mediática de la derecha mediática? yo en las barbaridades que vomitan los ultras de Intereconomia, telemandril, el mundo, la gaceta, LD, y un largo etcétera, ahí si que percibo un odio, un revanchismo y una mala baba propia de auténticos fascistas reprimidos. Y lo siento si no estás de acuerdo, pero contra el fascismo no cabe ni conciliación, ni respeto. Solo combatirlo con todos los medios al alcance. Derrotarlo en todos los frentes y extirparlo como lo que es, un cáncer para la convivencia.
Si en el estado español existiera una derecha realmente democrática, que renegase del franquismo y del fascismo, desde el desacuerdo podría ser posible para mi un cierto nivel de entendimiento o de diálogo. Pero mientras la derecha en este país siga siendo la baba del caracol de la falange, y lo siga demostrando con la permanente intoxicacion, manipulación y mentiras que desprenden de sus medios, solo cabe a mi juicio, el combate sin tregua contra su mentira.
Y en esto, perdona que te diga, pero de verdad... esto de ser rockero y de derechas en el estado español, como mínimo es para que te lo hagas mirar. ¿Te consideras rockero y votas a un partido que suprime los presupuestos para actividades culturales,con la excusa de la crisis lo cual incluye conciertos y festivales de rock, mientras mantiene la salvajada de las corridas de toros?
¿Te consideras rockero y votas a un partido que ha promovido una persecución judicial, política y penal a grupos de rock como S.A., Su Ta Gar o Berri Txarrak, que HAN SIDO DECLARADOS INOCENTES DE TODAS LAS ACUSACIONES promovidas por los "pepitos"de supuesto "terrorismo"?
¿Te consideras rockero y votas a un partido que en Madrid PROHIBE LA ENTRADA A CONCIERTOS DE ROCK a menores, aunque vayan con sus padres?
¿Te consideras católico y de derechas y te gusta Barón Rojo...? O sea, estas en contra de la educación católica que varias generaciones hemos sufrido en los colegios católicos donde se enseñaba el catecismo a bofetadas a los niños, como bien decían Barón Rojo en "El Pobre"?
Reflexiona...

Lemmy dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Mariano. Sobre la necesidad de denuncia permanente y de neutralizar el fascismo en nuestra sociedad recomiendo la lectura de este artículo de Ricard Vinyes en el diario Público de hoy 30 de agosto. Da bastante información sobre la situación del tema en Italia y Alemania y es inevitable pensar en el largo camino que nos queda aquí.

http://blogs.publico.es/dominiopublico/3934/democracias-comparadas/

Un saludo metalero

Frank dijo...

El ser de derechas y escuchar rock no tiene nada que ver pienso yo. Según como lo mires y según qué tipo de rock escuches. Uno puede ser de la clase política que quiera y tener unas ideas claras, y poder escuchar música libremente. Coño que el rock es cultura, y no tiene por qué estar ligado a la política necesariamente. Es verdad que bandas como Barón Rojo, Boikot, Soziedad Alkolika y muchos otros grupos callejeros no son de derechas precisamente, y tienen un argumento que admiro, porque las acusaciones que muchos de ellos expresan en sus letras hablan de verdades como puños y son cosas que han pasado a lo largo de los años y que nadie puede negar, uno de ellos es el tema de las bofetadas a niños en los colegios católicos. Un tema que me pilla de cerca, ya que familiares míos han padecido esa masacre en las aulas. O el tema de los abusos sexuales a menores.
Pienso que lo de este señor, estaría ligado a un tema de disfrute personal que de reflexión, sería más un tema de incultura o incomprensión que otra cosa, a lo mejor te gusta Barón Rojo por su música, y sin embargo las letras no les haces ni caso, aunque lo dudo, ya que el que se impregna de la magia del Barón, tiene por derecho escuchar esas letras que han calado muy hondo entre la gente. O a lo mejor escucha rock y metal que por su contingencia y estilo nada tiene que ver con la política, (sin embargo el cierre de salas para escuchar rock te puede jugar una mala pasada, porque los mismos que cierran las salas son de derechas, los estás votando y encima estás alimentando sus ganas por hacerse más poderosos y seguir robando, muy mal) también decir y eso lo sabemos todos, que hay muchos grupos y bandas de rock y metal de derechas que no hablan de política, y llevan en su haber un tema como es la cultura, la religión o temas históricos varios que se salen de esta índole. Incluso hay grupos de metal religiosos, que hablan de Dios, algo que a día de hoy me parece hasta curioso e impensable.
La educación es la base de todo en esta vida. Seas de derechas o de izquierdas, es importante tener un ideal clave para defenderse de todo este contingente como es la religión y sus huestes, que no merecen ni el pan ni el vino de Jesucristo, son la mafia más grande e hipócrita que existe sobre la faz de la tierra. Con sus rollos macabeos, y el don de superioridad que posee la iglesia a día de hoy, me dejan sin habla. Aún no entiendo a esa gente que va detrás del tal Ratzinger Nazi, como niñitas locas cantando, comiendo, bebiendo, saltando, bailando y flipándose como energúmenos.
Si no haces esto o lo otro, el señor te va a castigar, la misma frase estúpida de siempre. Ya estamos cansados de tanta mentira, o de ese supuesto libro llamado Biblia que se ha ido inflando como algodón de azúcar con el paso del tiempo. Todo ello para que la gente se crea esas historias, y crear un ejercito de fieles que no piensan por sí mismos, y tienen la vista cegada por alguien que los maneja como marionetas a su antojo. Es de pena que la juventud actual en el mundo piense de esta forma, y que encima vaguen como zombis rezando la palabra de un supuesto Dios.
Gracias por dejarme expresar mi opinión, y por criticar a este tal Ratzinger y por debatir sobre el rock y todo ese tema. Qué casualidad que con todos los millones que tiene la iglesia, no sean capaces si quiera de quitar el hambre en el mundo, o en los países subdesarrollados de África, tanto que hablan de paz, que hacen ellos, que no están luchando contra el hambre en el mundo. Son ellos los primeros hipócritas, ladrones y sinvergüenzas de esta sociedad.

Ramón Antonio Pérez dijo...

Los Anti-Papa, o los Anti-Cristianos, o los Anti-Católicos, o los Pro - Aborto, o los Pro-Muerte, siempre buscan fútiles excusas para medrar el mensaje de Jesucristo, vale decir, el mensaje que Él transmite por medio de su Iglesia y de los Evangelios.
¿Es que Ustedes no se dan cuenta, que por más "razones" y "argumentos" que expongan, con sus poderes del infierno no podrán contra La Verdad, El Camino y La Vida, que es Jesucristo?
Él está por encima de todo.
Lástima que Ustedes: Pro Abortos y Pro-Muerte, se hagan solidarios con el pecado y sigan aferrados al Mal. Por supuesto, Ustedes tienen la Libertad de Creer o no Creer en Jesucristo. No en el Papa ni en la Iglesia Católica. En Jesucristo. En su Mensaje de Salvación. De modo, que quedan libres; su Conciencia les dirá para dónde agarrar y a qué "señor": sexo, dinero, consumismo, sistema político, hedonismo seguir.
Dejen el Odio contra los Cristianos. Fíjense en lo que ha ocurrido a lo largo de estos casi Dos Mil Años, mientras más les persiguen y hablan soquetadas en contra de Jesucristo, de sus Apóstoles y de sus Seguidores, más se expande el Amor de Cristo, que a fin de cuentas es el centro de su Mensaje. La verdad es que el Papa, como Cristiano, también les ama.
¡Dejen el odio!
¿Convertíos y Arrepentíos...!
Esas palabras siguen resonando desde que Jesús asumió su condición de hombre. ¿Acaso les duele, ése llamado?
Dios les Bendiga...

Mariano Muniesa dijo...

De verdad que hay drogas mucho más dañinas de lo que parecen a primera vista... El nivel de flipe que algunos pueden alcanzar con ciertos niveles de mezcla de sustancias psicotrópicas, telepredicadores, intereconomía y la COPE es mas fuerte que todo lo que se fuamron en California en los años 60... leo cosas com las que dice Ramón y de verdad, espero que dentro de algunos años la psiquiatría para casos de alucinación grave todavía esté en la Seguridad Social.

Virgen Ciega dijo...

Al menos, la recomendación de nuestro amigo Ramón está hecha desde el perdón cristiano, lo cual equivale a la tolerancia o respeto paganos, actitud que agradezco. La actitud más peligrosa es aquella que no sólo se empeña en tener razón sino que además trata de imponer tal razón con violencia. Esa actitud es la de aquellos que se exaltan con la prensa pro-episcopal, aquellos que gozarían contemplando una nueva caza de brujas, aquellos que se empeñan en aniquilar a los que no piensan como ellos.
No obstante, hay algunos argumentos utilizados por el rebaño de Jesús que sí me gustaría criticar… ¿Qué es eso de usar la palabra “pro-muerte” como sinónimo de “pro-abortistas”? ¿Acaso la religión cristiana no ha propugnado durante siglos un anhelo constante de muerte, que convierte la vida terrenal en un valle de lágrimas? Pero, ¿acaso no es esta vida terrenal la única de la cual tenemos constancia? Efectivamente, un argumento basado en la fe desmonta por completo mis palabras, entre otras cosas, porque cree en una vida después de la muerte. También creo que toda clase de argumento contrario al mío es bienvenido y además indispensable. Eso sí, también creo necesario un equilibrio entre fe y razón que haga del cristianismo (y de cualquier otra creencia) una práctica religiosa inteligente, una corriente de arte y pensamiento… y no un aparato más del capitalismo, que es lo que la Vatican Corporation está llevando a cabo a día de hoy. ¿Consumista empedernido? La multinacional apostólica y romana te recibe con los brazos abiertos.

Pedro dijo...

Me parece absolutamente criticable en estos tiempos la sumisión de la Iglesia a los poderes políticos y económicos, sus actitudes farisaicas ante el hambre que azota el Cuerno de África, su defensa de una moralidad extrema que ellos mismos no practican y cuyo incumplimiento encubren (p.e. sacerdotes pederastas), su machismo (mujer=vientre para procrear),su rechazo a otras orientaciones sexuales y al uso del preservativo, especialmente en el Tercer Mundo, su incomprensión de los problemas de la juventud actual,etc. etc. Criticar estas y tantas otras cosas de la Iglesia, ¿ya nos convierte, automáticamente, en "anticristos"? ¿Sólo cabe la obediencia ciega dentro de la Iglesia? La cerrazón mental del fanatismo, de la incapacidad de dialogar razonadamente y respetar opiniones ajenas, de la condena y el desprecio como únicos argumentos, no son propios del defensor de ninguna religión. Son simplemente una buena muestra de intolerancia y de ignorancia. Nada más que eso.