miércoles, 5 de octubre de 2011

LAS GRANDES DESCARGAS EN VIVO DE LA HISTORIA DEL ROCK ESPAÑOL (I): OBUS

Al igual que cuando se hace referencia a la historia del rock a nivel internacional, nombres como los de Monterrey, Woodstock o Wight resultan asolutamente emblemáticos y nos traen a la memoria historias de conciertos memorables, en nuestro rock los nombres de Canet, Mazarrock o Burgos son su equivalente más claro. En el rock español de los 80 hubo jornadas históricas, con descargas brutales de nuestras bandas más míticas que en nuestra Comuna recordaremos a partir de ahora. Conciertos que emocionará volver a recordar a quienes los vivieron y que darán a conocer una parte vital de nuestra historia a la gente más joven.

El primer gran concierto del rock español, más en concreto del Heavy Metal español fue la apoteósica presentación del primer disco de Obús, ‘Prepárate’ en en un local hoy ya desaparecido, pero que a lo largo de la década de los 70 y los 80 albergó muchos de los más inolvidables conciertos de la historia del Heavy Metal en España en aquellos años, el Pabellón de Deportes de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, El Pabellón a secas, como todo el mundo le llamaba: Saxon, Iron Maiden, Scorpions, Judas Priest, Motörhead, Rainbow, UFO, Jethro Tull, Uriah Heep, Kiss… todos los grandes del rock de la época hicieron sus primeras actuaciones en la capital del estado español en aquel recinto situado al norte de Madrid, cerca del Barrio del Pilar. Uno de los que más se recuerda fue el de AC/DC, en su primera actuación en la capital en la primera gira que hicieron con Brian Johnson, y que fue un llenazo espectacular

¿Era posible que un grupo que si bien había ganado el Trofeo Rock Villa de Madrid, no parecía ser conocido a niveles masivos todavía pudiera llenar hasta arriba el mítico Pabellon? Pues se demostró que sí, y ese grupo, Obús, reventó el Pabellon agotando el papel exactamente igual que diez meses antes habían hecho AC/DC.

Obús, que en se momento era el grupo que más fielmente había hecho suya la estética, el concepto de espectáculo en la puesta en escena, e incluso el sonido de lo que era en ese momento la New Wave Of British Heavy Metal, se presentó en Madrid con un show que resultó revolucionario por como era perfectamente equiparable a lo que estaban presentando en Europa y Estados Unidos todas las demás grandes bandas internacionales. Todos ellos, Fortu, Paco, Juan Luis y Fernando eran ya músicos curtidos en muchas batallas, se les veía las tablas de los que se habían dejado muchas veces la piel encima de un escenario y supieron conquistar a un público que en ese momento había abrazado el Heavy Metal como un nuevo lenguaje, una nueva cultura que harían suya y en la que Obús, cantando en su propio idioma, con el espíritu de rock de barrio, de rock de clase obrera tan cercana a toda la gente del Heavy Metal en aquellos años, no tardaron en convertirse en líderes totales.

Volúmen atronador, sonido aplastante, una voz cuya energía parecía salir de lo más profundo del infierno, y temas que todos los que participábamos de aquella ceremonia, iniciática en muchos casos –para mi lo fue: fue el primer concierto que vi de un grupo de heavy español tras haber visto ya a AC/DC en ese mismo pabellón, y me enganché a ellos desde ese dia- coreábamos dejándonos la garganta en carne viva: Desde “Solo Lo Hago En Mi Moto” a “Prepárate” pasando por “Pesadilla Nuclear” o “La Escalera”, aquel concierto de Obús fue la primera gran demostración de cómo el Heavy Metal iba a ser un fenómeno de una trascendencia inmensa dentro del rock en nuestro país y de cómo los grupos españoles en general y Obús en particular, iban a ser protagonistas muy específicos de aquella etapa.

Dentro de muy poco se cumplirán 30 años de aquella legendaria actuación de Obús, y para celebrarlo, el 5 de noviembre Obús vuelven a Madrid a hacer un gigantesco macro-concierto en la Sala La Riviera en el cual grabarán un disco y un DVD en directo. Volveremos a estar allí, y después de haber visto al grupo en numerosas ocasiones durante estos últimos años, puedo asegurar que esa volverá a ser una noche histórica, con Obús haciendo estalllar Madrid y demostrando que siguen siendo la gran banda del Heavy Metal estatal.

3 comentarios:

B.N.Fanzine dijo...

Áspero shows los que mencionas mariano, el primer concierto al que yo fui, fue uno de Baron Rojo en su primera visita a colombia, eso fue como en el 89, si no me falla la memoria era una gira del ¡No Va Más!, yo tenía 8 años y pensé que no me iban a dejar entrar pero fíjate que conseguí entrar al final...

Anónimo dijo...

¡¡Madre mía!! Acabo de descubrir tu blog (no soy mucho de internet) y estoy reviviendo mi "juventud". Iba al instituto los lunes, escuchando el programa que había grabado el domingo por la noche en cassette... " rockstar los domingos de 12 a 2 de la madrugada en los 40 principales" o algo así. Esper no tener memoria pez y que seas tu. En cualquier caso tengo ls cassettes y realmente conmigo, ese programa hizo que sintiera curiosidad por los grupos que mencionabais. Siempre tuve ganas de hacerte una pregunta: ¿qué canción pondrías en una cena romántica?

Jesús dijo...

Hace unos años me pillé un doble CD recopilatorio de Obús. Venía acompañado de algunos videos musicales y muchas apariciones en televisión en los ochenta. Los videos eran muy cutres pero muy graciosos. En el de "Va a estallar el obús" salían comiendo churros con cara de sueño en un castizo bar de Madrid, ja,ja..., me hacían mucha gracia. Pero daban la impresión de haber sido hechos con mucha ilusión y pocos medios. A veces se echa de menos esa ilusión por hacer cosas que había en los ochenta y que vemos en artistas de la época. Eso tiene mucho mérito.
Obús es una banda de primer nivel que no tienen nada que envidiar a otras como Metallica o Iron Maiden. Podrían perfectamente tocar como cabezas de cartel en uno de esos macroconciertos europeos veraniegos de metal y mojarles la oreja a más de uno. Así lo creo.

¡Un saludo, Mariano!.

PD: Tiene buena pinta el disco de Lou Reed y Metallica, ¿no?. Te animo a que cuelgues una reseña cuando lo escuches.
¡Nuevo saludo!.