domingo, 21 de octubre de 2012

SEMANA DE LEYENDA EN IMAGENES: ROLLING STONES & LED ZEPPELIN


En tan solo 48 horas he tenido oportunidad de presenciar, en el ya cada vez más anecdótico y extemporáneo lugar -y que por favor, que nunca desaparezca en lo que me quede de vida- que es una sala de cine, dos excelentes documentales, dos películas-concierto al más puro y genuino estilo de los años 70 de mis dos bandas favoritas, de los grupos que más me han tocado mi fibra sensible y que personalmente pienso -y veo que la actualidad no me quita la razón- son los dos grupos más admirados, queridos, influyentes y respetados del mundo del rock: Led Zeppelin y los Rolling Stones. 

 Este martes 16 de octubre de 2012 tuve la satisfacción de ser invitado por los directivos de la Warner Music Spain al pre-estreno en los cines Kinépolis de Boadilla del Monte, en Madrid, de Celebration Day, el magnífico documental-concierto que se comercializará estas navidades en DVD con la actuación completa de Led Zeppelin en el gran show de tributo a Ahmet Ertegun de diciembre de 2007 en el 02 de Londres. 
 La experiencia, como os podeis imaginar, fue maravillosa. Al margen de lo sensacional que es el documento en si, de lo sensacional que es Celebration Day como película y realización, no quiero dejar de comentar que mi amigo Mariscal Romero, uno de los pocos periodistas españoles invitados por Led Zeppelin en su día al concierto del O2 , presentó la proyección después de que tuviéramos ocasión de charlar y reirnos un rato con Paco Gamarra, uno de los más importantes ejecutivos de Warner en España, con Judith Mateo,  la siempre guapísima y encantadora Pilar Rubio, que vino con nosotros a este pre-estreno y Karen Parra, la también guapísima directora de los locales de ensayo Rockland en Carabanchel. 
 Celebration Day yo lo definiría como lo que Led Zeppelin no dejaron terminado en 1976 con The Song Remains The Same, la famosa película que tantas y tantas veces -por lo menos yo- hemos visto. Es decir, una puesta en escena veraz, auténtica, genuina, perfectamente realizada y excelentemente post-producida de lo que fue esa histórica y seguramente por desgracia, quizá irrepetible noche de diciembre de 2007 en Londres. Led Zeppelin en un estado de forma magnífico, dándolo todo, dejándose la piel -sobre todo Jimmy Page- la garganta, el sudor, las entrañas, en un concierto SENSACIONAL, en el que obviamente, salvando las distancias inevitables del tiempo y del desgaste físico, se ve, se siente, se respira y se escucha a unos Led Zeppelin que emocionan, que a mi personalmente -y no me importa en absoluto confesarlo- me arrancaron lágrimas de pura emotividad ante las maravillosas interpretaciones que hacen de temas como "Dazed And Confused" o "Kashmir". En ese grandioso concierto, Led Zeppelin volvieron a ser ese mito único, esa monstruosidad de fuerza, energía, intensidad e inspiración  que en los años 70 engendró mi música, el Hard Rock/Heavy Metal, pero además de eso, en este concierto puede apreciarse como el folk, el blues, la fusión con las esencias sonoras arábigo-hindúes, todos los elementos musicales que proporcionaron a Led Zeppelin la vitola de grupo innovador, vanguardista, experimentador como ninguno en los 70, fluye, crece, se expande en la atmósfera indefinible que son capaces de crear en un escenario, dentro de una realización soberbia, que sin dejar de hacer algún guiño a The Song Remains The Same refleja con toda exactitud la magia, la  pasión, la fuerza, el hechizo hipnótico que la voz de Plant, la guitarra de Page, el virtuosismo como instrumentista de JP Jones y la potencia tras los tambores de Jason Bonham sn capaces de crear . 
 Dos horas de concierto que se pasan en un suspiro, que nos llevan a otro mundo, que solo con un grupo de la maestría de Led Zeppelin se puede vivir, aunque sea en una grabación. 

 48 horas después, en una sala de los Cines Conde Duque de la calle Santa Engracia de Madrid, me disponía a ver Crossfire Hurricane, el esperadísimo documental de historia de 50 años de los Rolling Stones. La experiencia fue igualmente sensacional, y como podéis imaginar quienes me conocéis, disfruté como un loco, pero no quiero dejar de hacer una serie de críticas a como se organizó esta presentación que pienso que dejan en muy mal lugar a los incompetentes, despreocupados e inútiles que organizaron, o mejor dicho, no-organizaron esta presentación. 
Un acontecimiento musical y cultural de la envergadura del estreno de un documental –sea este mejor o peor- de historia de los Rolling Stones en su 50 Aniversario, entiendo como profesional del medio musical que debería ser objeto por parte de su compañía discográfica de un trabajo de promoción que en España ha brillado totalmente por su ausencia. Ni un solo trabajador de Universal Music se ha molestado en enviar un solo mail, twitter o siquiera whatssápp no ya anunciando la presentación de este documental, sino de la salida a la venta del nuevo recopilatorio de los Stones, ni del single de “Doom And Gloom”, ni nada de nada de nada.
 Señores incompetentes, inútiles e ignorantes de Universal Music en España: ¿es posible que no tengan ustedes ni idea de quienes son los Rolling Stones, ni lo que han significado en la historia del rock? ¿es posible que ustedes, que todavía tienen en este país el privilegio de cobrar un sueldo el 29 de cada mes, ignoren, desprecien y rechacen con semejante desvergüenza, falta de profesionalidad y falta de cultura un evento como la presentación de este documental? Es bochornoso que una ciudad como Madrid viviera la presentación simultánea de Crossfire Hurricane de manera casi clandestina, sin ningún tipo de publicidad, sin ninguna información a los medios ni al público.
 Es simplemente bochornoso.  Con cagadas como esta, se comprende –pirateria, internet y llantos de cocodrilo al margen- como la industria del disco se ha hundido en el pozo de mierda en el que está. Me encantaría ver las caras y las papadas de sus estúpidos ejecutivos el día que les llame el agente de los Stones y les pida informes acerca de la gente que acudió en Madrid al estreno de Crossfire Hurricane. A ver si tenemos suerte y la mayoría de ustedes se van al paro, que es donde merecen estar.
 En cuanto al documental en si… a ver como lo explico. Es buenísimo, y es realmente excelente en cuanto al trabajo de realización, recopilación de imágenes y documentación visual y sonora, y analizado desde un punto de vista más próximo a la crítica cinematográfica, hay que decir que Brett Morgen ha hecho un trabajo excelente, entre otras cosas, porque el hilo conductor de toda la historia se estructura a través de la narración de los propios Stones, Mick Taylor y Bill Wyman incluidos, pero sin aparecer ellos en las imágenes, sino poniendo su voz en Off. Ello le da un dinamismo y una agilidad a todo el relato magnífica, y le dota de esa calidad propia de un trabajo cinematográfico coherente, de película para ser vista en la gran pantalla.
 Ahora bien, a las dos horas de proyección –que se pasan en un suspiro- la filmación termina en 1981, con la gira de “Tattoo You” en América. Lo cual, os lo confieso, me dejó perplejo. ¿Qué pasa entonces con los 30 años que van desde esa gira a la actualidad? Si es que se prepara una segunda parte- que entiendo sería lo más coherente, con esas maravillosas imágenes de Atlantic City en el 89, o los irreprtibles shows que tuve el privilegio de vivir de marzo de 1998 en Argentina con Bob Dylan, por no hablar del histórico show de un millon de personas en Brasil- lo entiendo, pero si no es así… la historia de los Rolling Stones es infinitamente más rica, más llena de historias, anécdotas, matices… siendo como soy, y como todos sabeis, fanático de los Rolling Stones, no voy a negar que me decepcionaría que la historia terminase ahí.
 No he regateado elogios –merecidos, muy merecidos a mi juicio- de la obra maestra que Martin Scorsese hizo con los Stones en Shine a Light, ni de maravillas como Let´s Spend The Night Together, Gimmie Shelter o Ladies And Gentlemen… The Rolling Stones! –de las cuales, dicho sea de paso, se nutre mucho a nivel de contenido, al igual que de Cocksucker Blues y Charlie Is My Darling este Crossfire Hurricane- pero en este caso, si esta no es sino la primera parte  de un documental en el que los Stones afronten su historia en los 80 y 90, cabe decir que Crossfire Hurricane es una decepción. 
 Al márgen de esta visión más crítica, cabe decir que de todas maneras, si Crossfire Hurricane se toma simplemente como un retrato de la historia de los Rolling Stones en los 60 y los 70, es muy buen trabajo. Recupera y reivindica a través de muchísimas imágenes inéditas la figura de mi querido Brian Jones –el alma de los Stones hasta que Andrew Loog Oldham le borró del mapa- hace un análisis muy objetivo de lo que fue la catástrofe de Altamont en el 69, y para mi, tiene dos elementos que la elevan a la categoría de obra maestra: Las secuencias de la grabación de Exile On Main Street en Francia, y sobre todo, como Mick y Keith explican, dando con ello carta de naturaleza de obra maestra a la que para mi, es por definición, esencia, espíritu blues rock y pura personalidad Stone, mi canción favorita de ellos de toda la vida: “Midnight Rambler”.
 “Solo Mick y yo podríamos haber compuesto una canción como “Midnight Rambler” – dice Keith en el documental. Vale, tío. Me has dado, como siempre, en todo el bebe.
 Solo por esa frase, y más ahora que vuelvo a escuchar “Midnight Rambler” mientras escribo esta entrada en el blog, estoy tentado de borrar todo lo anterior y quedarme con ese destello de genialidad de Keith. Pero bueno… debo seguir siendo crítico ¿no?  
 Interesantísimas, por lo inéditas, las imágenes de Australia del 73, así como las de la gira europea del 67, de la que muy pocas imágenes se habían visto antes, o las de Mick Jagger en la BBC tras su salida de prisión. Resumiendo, gran documental, eso sí, solo si se acepta como primera parte de una historia que todavía debe ser contada más en profundidad.
Y ahora….¡¡a esperar la gira!!