sábado, 5 de julio de 2014

ESPERANDO A LOS ROLLING STONES: CAPITULO FINAL


LUNES 30 DE JUNIO
Ultimas fechas de la gira europea de los Stones. En estos días, ya los vivo de otra manera. Por supuesto, en mis programas de radio, en mis comentarios en Facebook, la resaca del inolvidable día de Madrid sigue estando ahí. No deja de haber incesantes comentarios sobre esas anunciadas –aunque aún no confirmadas- fechas en Argentina y otros países de América Latina, y las posibles negociaciones para un nuevo tour europeo en 2015… ahí están.
 Después del concierto en la capital del estado español, los Stones viajaron hacia Bélgica para ser los cabezas de cartel de uno de los festivales de mayor prestigio y tradición del continente europeo en las últimas décadas: El Werchter-Tourhout, evento al lado del Graspop Metal Meeting es el gran evento belga de los festivales de rock europeos de verano.
 Según las crónicas que nos han llegado, y como es ya moneda corriente en esta gira, de nuevo la banda hizo un show sensacional. En esta ocasión además, con un detalle muy especial: Bobby Womack, autor de unos de sus primeros hit-singles, “It´s All Over Now” había fallecido en las vísperas de este concierto, y por tanto, en este show, la banda le rindió un sentido y entrañable homenaje tocando en este concierto ese “It´s All Over Now” que versionearon en 1964 y que significó uno de los muchos peldaños que toda vez que lo subieron, les ayudó sobremanera a conseguir el éxito en los primeros años de su carrera. 
 Esta noche de lunes, tras la rutina habitual –trabajar en la redacción, sacar a pasear a Coko, bajar la basura, limpiar la cocina, etc.- ya desde otro tipo de emoción, de otra manera, con mi whisky, mi hierba y disfrutando del silencio y la sensación de complicidad de la noche, vuelvo a escuchar a los Stones. Esta noche he elegido viejos hits de los 60. Alguno de ellos no especialmente famosos, como “Stupid Girl”, “I Am Waiting”, “High´n´Dry”, “Goin´Home” o “The Lantern” que me entusiasman. Rebobino mentalmente y revivo alguno de los momentos más maravillosos que he vivido en estos días pasados. Y disfruto de ello. Igual que en el 82, en el 95, el 98, en el 2007, el año pasado en Londres… de alguna forma, quisiera imprimirlos de manera indeleble en mi corteza cerebral, para que estén siempre ahí y nunca se vayan de mi memoria. Y eso si… termino la sesión con  cositas de mi ‘Exile…’ como por ejemplo “Happy”  -en honor a mi nuevo perro, al que he “bautizado” así- “Casino Boogie”, “Stop Breaking Down” y “All Down The Line”.
 2,15 de la madrugada… a  dormir.

MARTES 1 DE JULIO
Concierto de los Rolling Stones en el Tele2 Arena de Estocolmo, Suecia. Una ciudad maravillosa, de las que más me han gustado en el mundo de todas las que he tenido la suerte de conocer,  y un país al que siempre he admirado por su civismo, su progresismo y por albergar un festival al que he ido más de diez veces y que me entusiasma, el Sweden Rock Festival.  Un amigo de mi querido Eduardo Möller,  mano derecha durante muchísimos años de Gay Mercader, el histórico promotor que siempre traía a los Stones a España aunque en esta gira Doctor Music fuera quien organizara el evento, me pone en contacto con Oscar Outeriño, fan a muerte del grupo que les sigue por todo el mundo y que me envía, de manera testimonial algunos videos del show que aquí comparto con vosotros.
Por otra parte, Detleff Neumann, veterano fan alemán de los Stones y viejo compañero de colas de conciertos en Copenhague, Amsterdam y últimamente también en Madrid, me manda este video en el que se puede ver a Keith saludando a los fans desde la ventana de su hotel. Prometí a Detleff que si conseguía resolver ciertos asuntos, iría a Roskilde a ver con ese último concierto de esta gira. No pudo ser… pero me alegro mucho por él que haya podido verlo y disfrutarlo. Y mi agradecimiento por enviarme este video en Estocolmo. Danke shön, mein freunde!

MIERCOLES 2 DE JULIO      
videoTal día como hoy, hace 45 años, en una desgraciada noche, el fundador de los Rolling Stones, su alma, motor y corazón en sus comienzos, Brian Jones, murió en su casa de Cotchford Farm. Mi recuerdo para el Stone maldito, uno de los grandes genios del rock de los 60, un talento perdido, un incomprendido y un artista quizá atrapado en una genialidad rayana con la locura, al que las drogas llevaron a una espiral autodestructiva de la que no pudo salir ni siquiera cuando ya estaba fuera de ese mundo. Todo mi amor, todo mi más sentido recuerdo y toda mi admiración para ti, querido Brian. Hoy te tuve muy presente en mis pensamientos.

JUEVES 3 DE JULIO  
Ultima estación del viaje. Los Stones tocan hoy en el Roskilde Festival, otra de las grandes citas de cada verano en Europa y que es ya un referente absoluto en la música del viejo continente. La despedida de los Stones vuelve a ser un concierto bestial, del que todos los medios hablan auténticas maravillas, y en el que la banda vuelve a demostrar porque son el grupo de rock´n´roll  más grande de todos los tiempos. ¡Y encima esta noche, hacen por votación, “She´s So Cold”! ¡¡¡Wuuuuuaaaauuuu!!! Dios, tuvo que ser la hostia…

EPILOGO
Bueno… Estuvimos casi dos años esperando, desde aquel mítico 12 de julio de 2012 en que mi compañero Alberto Cañas, en aquella época colaborador de www.mariskalrock.com y hoy destacado locutor de la RockFm, anunció mientras estábamos haciendo un maratón de radio dedicado a conmemorar el 50 Aniversario de la primera actuación de los Stones en 1962, que los Stones volverían a la carreteta, esperamos como el que espera el agua en el desierto que se confirmase que vendrían a Europa, y más en concreto a España. Y finalmente, tras mil y un rumores y especulaciones, vinieron. Y triunfaron. Y una vez más, pude ser testigo privilegiado de ello.
 No me gustaría caer en el tópico de la eterna y aburrida pregunta de si será o no esta la última vez. Pero en cualquier caso, después de haberles visto en primera fila en Lisboa y Madrid, y haberme bajado todos los conciertos de la gira y haberlos visto y disfrutado uno a uno, me mojo: A no ser que la salud –que a su edad es el primer factor a tener en cuenta- les juegue una mala pasada, yo apuesto a que HABRA MAS GIRAS DE LOS ROLLING STONES, y que volveremos a verles.
 ¿Por qué? Porque en esta gira han estado pletóricos, en un estado de forma física increíble, agotando en tiempo record todas las entradas de cada concierto de esta gira, porque se les ha visto entre ellos unidos, compenetrados, siendo más banda, más compañeros, más cómplices, y sobre todo… porque yo les he visto DISFRUTAR en el escenario. La forma en la que alargaban en muchos conciertos, como Lisboa por ejemplo el “Honky Tonk Woman”, o en Madrid el “Sympathy For The Devil” o el “You Can´t Always Get What You Want” mostraba a las claras que no se querían bajar de allí, que estaban flipándolo tanto o más que los que nos encontrábamos al otro lado del escenario. Hemos visto a unos Stones frescos, fuertes, más vivos que nunca… Mick Jagger y Keith Richards siempre lo han dicho. Mientras haya gente que quiera ver a los Stones y mientras estén en condiciones físicas de seguir actuando, seguirán ahí arriba, haciéndonos estallar el corazón de felicidad y de emoción cada vez que empiece un concierto con Keith golpeando su Telecaster con el riff de “Start Me Up” o “Jumpin´Jack Flash”.
 Será casualidad o no, pero escribo este último capítulo del diario Stone nada más terminar el gran partido del Campeonato Mundial de Fútbol entre Argentina y Bélgica. Argentina, la gran patria Stone de América, el país “rollinga” por definición, está en semifinales. No puedo alegrarme más. Si nada se tuerce, en febrero de 2015 Argentina volverá a temblar con el rugido de los millones de fans de los Stones que vibrarán en sus conciertos en el país hermano. ¡Aguante los Stones!...  y sabed, amigos argentinos, que mi corazón en este mundial, fuera ya mi selección, está con la albiceleste, que seguro será el color que más se verá en los recintos en los que los Stones os hagan sentir en el cielo.  “Ooooooh, amo los Stones, amo los Stones, amo los Stooooones”
 Gracias por la amistad, por la compañía, por haber compartido conmigo estas semanas de pasión Stone a los grandes amigos con los que he tenido la suerte de vivir estos momentos siempre tan intensos y tan emocionantes para mi. Los primeros, por supuesto, mis hermanos de Bilbo y Vitoria, Imanol, Manu, Julen y Santi Rentero, y junto a ellos a Juan Caveda, Jordi Güell, su mujer Conchi y su gran amiga Susanne, a Jordi Tardá –que me concedió el honor de convertirme en una suerte de corresponsal del “Tarda Tardá” para los conciertos de Lisboa y Madrid- a mi Mariscal Romero, gracias al cual pude conseguir mi ticket para Lisboa, a Carles Cadena y a su “Patti Hansen”, a mi veterano hermano stone Germán Gómez Sánchez por nuestras interminables charlas stonianas  bien regadas de cerveza en Barcelona y por su crónica del concierto de Roma, a Javier Alvarado por su crónica de Berlín, a Detlief Neumann, a Eduardo Möller, a Chema González, el alma de “El Refugio” por la amistad, la generosidad y las cervezas que nos hicieron más llevadera la espera hasta la apertura de puertas en Madrid, a Carlos y Chiqui de We Rock por dejarnos hacer una fiesta Stone inolvidable, a mi guapísima Judith Mateo por acompañarnos esa noche, a la inolvidable mujer de las nieves –¿o prefieres que te llame Downtown Suzie?- , a María José, que estuvo conmigo desde la distancia pero muy dentro de mi, a Kiko Reboredo, que también estuvo desde la distancia viendo conmigo los conciertos y a Bjornulf Vik, de www.iorr.org, por permitirme usar sus fotos en este blog… si me olvido de alguno, que por favor me perdone.
 Y aunque esta vez no fue quien los trajo –y bien que lo he sentido- a mi apreciado y admirado Gay Mercader. Nunca olvido que si hoy los Stones en España son lo inmensamente grandes que son, fue gracias a él y ese es un mérito que nunca nadie le podrá quitar. Y que yo siempre le reconoceré.
 Y por encima de todo, a Mick, a Keith, a Ronnie y a Charlie. A los Rolling Stones. Por supuesto, también a Tim, a Bobby, Darryl, Bernard, Lisa, Pierre de Beauport, Jane Rose, Cheryl, y toda la gente que trabajáis codo a codo con los Stones en cada gira.
 Gracias por haber llenado de ilusión, de nervios, de excitación durante todos estos meses el corazón, el cerebro, los sueños, las vísceras, la vida de este humilde cronista que solo vive para la música que ama y que aprendió a amar, a vivir, a sentir, a respirar, a sufrir y a sudar gracias a vosotros, a vuestras canciones, vuestra actitud y sobre todo, gracias a vuestros conciertos.
 Gracias por haberme hecho sentir más vivo que nunca cada vez que he estado en uno de vuestros conciertos, por esa maravillosa e indescriptible sensación de sentir que se me escapaba el corazón por la boca cada vez que se apagaban las luces de Madrid o Lisboa y arrancábais con un guitarrazo “Start Me Up” o “Jumpin´Jack Flash”. 
Especialmente a ti, Keith, como siempre… gracias por toda tu música y por toda tu vida. ¡Cabeza, corazon y cojones!
Y gracias sobre todo… porque sé que váis a volver.
Los Stones, siempre los Stones…