domingo, 29 de junio de 2014

ESPERANDO A LOS ROLLING STONES: DIARIO STONE ON FIRE (5)


SABADO 21 JUNIO    
Los sábados, si no tengo nada que hacer, siempre me levanto tarde.  Pero en cuanto salto de la cama, doy al play y suena “All Down The Line” de los Stones. Y el primer pensamiento es el de siempre: Ya solo faltan cuatro díassss….
Este fin de semana me sigue ocupando el cierre del próximo número de la Heavy. Aún así, sigo escuchando música de los Stones para ambientarme, obviamente estoy al tanto de todas las últimas noticias de la gira, e incluso 8saco tiempo para hacer una entrada en el blog sobre ‘Sticky Fingers’,  volver a verme entero el conciertazo de la gira americana del año pasado en Chicago, y hasta volver a ver el fantástico documental de ‘Charlie Is My Darling’.  Me cuesta pensar en otra cosa. Vuelven los Stones y los voy a ver otra vez. ¡¡Diosssss!!... Esta será la nº27 desde la primera el 7 de julio de 1982 en Madrid.
DOMINGO 22 JUNIO    
Hoy tocan los Stones en el Circo Massimo de Roma.  Un gran amigo mio, stoniano de corazón –le conocí con mi primo Juan Caveda en el concierto de Zaragoza de los Stones en 2003, y desde entonces hemos estado siempre en contacto,- coleccionista de rarezas stonianas y compañero de mil batallas en conciertos de los Stones –si habéis leído mi libro sobnre los Rolling Stones en España ya sabéis de sobra quien es- Germán Gómez Sánchez, de Barcelona, me comenta que se desplazará a Roma para ver este concierto, y le pido que me escriba sus impresiones para LA COMUNA.
Visto desde la mirada de un fan de verdad, de alguien que por lo que le conozco me consta que sabe lo que dice cuando habla de los Stones, esta es su experiencia del concierto de Roma. Gracias, Germán.
Ante todo hay que decir que esta gira que están ofreciendo los Stones es para muchos un regalo inesperado. La presión popular por verlos en escena unido a unas brutales ganancias económicas han hecho posible que Mick Jagger (70), Keith Richards (70), Charlie Watts (73) y Ronnie Wood (67) celebren por todo el mundo sus mas de cincuenta años sobre los escenarios.
 La gran demanda por verlos en Europa unido a una muy limitada serie de conciertos ha ocasionado una histeria general en la que mas de uno está dando auténticas alegrías a los "reventas", ya se sabe, nuestras pasiones y obsesiones nos ocasionan estos problemas.
A nivel personal y tras ver diferentes posibilidades me decanté por Roma (precio muchísimo mas económico que en el resto de Europa, de España mejor no hablemos, y un lugar como el antiguo Circo Romano me parecieron ideales) y tras conseguir una entrada, -también se agotaron en tiempo record-, organicé el viaje.
Aproveché un par de días antes para hacer turismo y conocer un poco la ciudad, todo perfecto hasta la noche anterior al "bolo".Mirando internet me empecé a encontrar con planos en los que la parte de delante del escenario estaba reservada para un tipo de entrada especial, vete tú a saber cuando las sacaron, la entrada para Roma era entrada única el mismo día en que se agotaron....
Resignado a verlos seguramente por última vez,en una pantalla pasé una noche bastante jodida... Dormí poco y a las 6:00 de la mañana salí a buscar un sitio en el que tomar un par de cafés y despejar la cabeza. Posteriormente me dirigí caminando al recinto con la intención de conseguir un sitio lo más decente posible.
Cuando llegué me sorprendió ver tanta seguridad -manzanas enteras en las que no dejaban pasar ni a la gente-  paradas de metro y bus cerradas, tráfico cortado y debías enseñar el ticket nada más aproximarte al recinto para acceder a otro recinto donde te volverían a revisar la entrada y a hacer un buen "cacheo", eso sí, posteriormente la gente podía  entrar paraguas, sillas, tiendas de campaña, etc. (?????)
Durante la espera hay que reconocer que había un ambiente muy bueno y mucha alegría pero el sol fue terrible y al final siempre pasa lo mismo, desmayos, gente quemada por el sol, yo mismo vi como a un pedazo de tío de seguridad se lo tenían que llevar por un golpe de calor pero dadas las circunstancias ,y al contrario de lo que pasa en España, se dedicaron a repartir agua de forma masiva azúcar, rociar a la gente con sprays refrescantes (había 70.000 personas, ojo) y en una decisión genial abrieron puertas a las 13:30 horas.
Una vez dentro del recinto tocaba correr y en esta ocasión atravesar el Circo Romano no fue nada agradable, no se lo que mide pero yo suelo hacer deporte y pocas veces he acabado con la boca tan abierta... conforme me acerco al escenario, corriendo claro,me doy cuenta que la zona acotada sólo afecta a la parte izquierda(????), la zona que ocupará Ronnie Wood, así que a correr hacia la derecha sin contemplaciones.F inalmente encontré sitio junto a la pasarela central a unos diez pasos del escenario que ocuparía Keith Richards, los iba a tener delante de mi cara así que hubo que celebrarlo con unas cervezas y muchas aguas. Tocaba esperar.
El escenario está compuesto por dos pantallas laterales y una central más una pasarela insertada en el centro que se adentra entre el público y que permitirá a los Stones desplazarse hacia el centro del Circo. Escenario y pasarela están más bajas de lo normal lo cual es genial porque la visión es magnífica para el público y tendrán a los Stones más cerca. Otra cosa de agradecer es que no hay escenario central, todo el concierto se desarrollará en un escenario único sin pausas ni puentes.
A las 20:00 horas John Mayer salió a escena como telonero. Realizó un "bolo" mas que digno moviéndose dentro de diferentes estilos de la música americana (del rock al  country) y luciéndose con la guitarra, el público estuvo bastante receptivo cosa que se agradeció.
Ya con  sombra y entrada la noche la espera se hizo muy corta y a las 22:00 se apagaron luces. Histeria general, gritos, las pantallas emitiendo destellos rojizos, sonido de tambores atronador y el júbilo con unos Stones que fueron a matar con “Jumpin´ Jack Flash” y que durante dos horas estuvieron inmensos.
Brenda manejó al público como quiso, se dirigió a los presentes en inglés e italiano, habló sobre fútbol y sobre lo maravilloso que era estar allí. La voz de Jagger es impresionante y su excelente estado de forma le permite desplazarse de un lado a otro como una pluma, como si para él no existiera la gravedad.
La otra parte de  esta ecuación y la  que sorprendió más fue Keith Richards. El Riff humano estuvo inmenso, totalmente entregado, gritando mientras tocaba la guitarra, tocando con toda la mala hostia que puede y más y demostrando que cuando quiere es una bestia en escena...
Ronnie Wood comunicativo y divertido fue el fiel escudero de Keith, es todo un showman además de un gran músico...estuvo muy bien pero en escena, y en contra de lo que pasó en la última gira europea, el protagonismo de Keith y Mick hizo que se luciera a cuentagotas.
Charlie Watts estubo como siempre perfecto, nunca falla y a sus 73 años muestra una resistencia y un saber estar sólo a la altura de los grandes del jazz.
SETLIST ROMA, 22 DE JUNIO DE 2014

JUMPING´JACK FLASH
La banda sale a matar  dejando K.O a la audiencia
LET´S SPEND THE NIGHT TOGETHER
Keith Richards y Chuck Leavell a los coros mientras la pantalla proyecta imágenes de unos jovencísimos Stones. Ante la euforia colectiva Jagger se acerca a Keith y acaban cantando hombro con hombro en el mismo micrófono (ver para creer)
IT´S ONLY ROCK´N´ROLL (BUT I LIKE IT)
Destacar a Keith Richards en la guitarra marcándose un "sólo" maravilloso. Lisa Fisher y Bernard Fowler están fantásticos a los coros y Jagger con una energía brutal
TUMBLING DICE
Mick atraviesa la pasarela y juega con el público a su antojo. La sección de vientos formada por Bobby Keys (con sombrero de cowboy) y Tim Rice es más básica que en otras giras, al igual que en los coros,con lo cual los Stones suenan menos pulidos y más sucios ¡¡¡como debe ser¡¡¡¡
STREETS OF LOVE
La presencia de Mick Taylor a la guitarra es mas testimonial que otra cosa. Streets Of Love sonó cruda e infinitamente mejor a la versión de estudio
DOOM AND GLOOM
Demasiado lenta, incluso a la banda se la ve más estática
RESPECTABLE
Genial. John Mayer acompañó a la banda pero se le veía cohibido. Mick Jagger le empujó tres veces para que se adentrara en la pasarela pero no hubo manera (yo también me acojonaría estando ahí arriba con esos tíos)
OUT OF CONTROL
Lo mismo que pasa en Streets of  Love,  la versión en directo es infinitamente mejor a la de estudio. Darryl Jones toma protagonismo al bajo y el momento álgido del tema es el duelo entre Mick, armónica y Keith, guitarra
HONKY TONK WOMAN
Una fiesta con el público tirando prendas de ropa
YOU GOT THE SILVER
Keith en su momento mas íntimo. Canta genial y le acompaña su inseparable Ronnie
CAN´T BE SEEN
Otro tema de Keith poco habitual y que sonó fantástico...Chuck Leavell tuvo que levantar la mano para decirles que acabaran el tema
MIDNIGHT RAMBLER
Duelo entre Mick Jagger a la armónica y Mick taylor a la guitarra. Estuvieron geniales pero hubo problemas de sonido
MISS YOU
A mí me aburre pero a la gente le encantó
GIMMIE SHELTER
Es el momento del duelo entre Mick Jagger y la gran corista Lisa Fisher en el centro del estadio. Estuvieron geniales pero los problemas de sonido volvieron y la verdad es que me dolió con toda el alma.
START ME UP
La guitarra de Keith Richards a un volumen brutal y acelerando el tema mas de lo normal desató la locura. Mick no falla y el Circo se rinde ante ellos
SYMPATHY FOR THE DEVIL
En directo destaca por acompañarse de un montaje muy visual. No tendrían que hacerla tan calcada a la versión en estudio.
BROWN SUGAR
Brutal, insuperable,los que acudáis al Bernabeu lo váis a disfrutar
YOU CAN´T ALWAYS GET WHAT YOU WANT
Preciosa versión acompañada por el Coro Giovanile Italiano
 (I CAN´T GET NO) SATISFACTION
Fiesta total. Climax con el riff mas famoso de la historia del rock. Y a nivel personal la sensación de que es el concierto de ellos que más me ha gustado...Si es la última ha merecido la pena.....
STONES FOREVER

MARTES 24 JUNIO
Días de trabajo a contrareloj para acabar la revista. Esa mañana, Fortu, cantante de Obús, viene a nuestra redacción para que le entreviste cara a promocionar su disco en solitario. Reviso pruebas de maquetación, corrijo artículos y tras comer algo rápido, me dirijo en metro hasta el Instituto de Radio y Televisión, en la Ciudad Universitaria de Madrid para participar en un maratón radiofónico sobre los Stones en el que tengo el inmenso privilegio de compartir recuerdos, viviencias y tertulia ante el micrófono con todo un maestro de la radio musical: mi admirado amigo Manolo Fernández, leyenda viva de la mejor Radio Nacional De España (RNE) con el que mantengo una charla amena e interesantísima sobre los Stones, nuestros discos y canciones favoritas, y en la que los 35 minutos se nos pasan como si fueran un suspiro.  En cuanto los chicos del Instituto de RTVE me pasen el enlace del podcast, lo publicaré en mi Facebook por si quereis escucharlo.
 De vuelta a la redacción, hago mi programa de radio, ROCK STAR. Obviamente los Stones son protagonistas. Termino cosas del cierre y de noche, ya en casa, como de costumbre en la víspera de un concierto de los Stones, no puedo dormir.  Si acaso, estoy en duermevela una media hora, me despierto, pongo la televisión para aburrirme cinco minutos, apago, vuelvo a dormir, vuelvo a despertarme…
MIERCOLES 25 JUNIO  
7.00 de la mañana.  Larga y refrescante ducha tras la cual, me dirijo al Estadio Santiago Bernabéu de Madrid, donde ya me esperan en la puerta 12 mis hermanos de Bilbo, compañeros de mil batallas y con los que también viví recientemente un concierto de los Stones en Lisboa. Santi, Manu e Imanol, hoy acompañado por su hijo Julen, un heavy de pro que ha querido conocer y vivir con su aita la experiencia que es vivir un concierto de los Stones.
 Más de una vez lo he contado, las horas que se pasan en la cola del concierto para poder entrar de los primeros y poder optar a estar en primera fila son tan intensos, enriquecedores y emocionantes casi como el concierto en si. Pronto aparecen por allí infinidad de amigos y veteranos de otras historias con los Stones. Carles Cadena, mi tronco de Barcelona recién y felizmente casado con una preciosa muchacha a la que el mismo llama “su Patti Hansen”, no tarda en aparecer con su inseparable armónica, y tras abrazarnos cordialmente, no tardamos en recordar cuando nos conocimos en el concierto de Santiago de Compostela en 1999. De hecho, y aprovechando que hoy “El Refugio”, mítico templo del mejor rock clásico abre desde por la mañana dada su proximidad al estadio, no tardaremos en acercarnos por allí para echar un  par de cervezas y saludar a mi gran amigo Chema González, el dueño de “El Refugio”, con el que bromeamos, reímos y decimos: “Joder, unidos uno del Madrid (Chema), uno del Barça (Carles) y otro del Atleti (yo)… ¡por los Stones!” y obviamente brindamos por ello.
 Otro gran amigo al que saludo, Sergio, cantante de la mejor banda tributo a los Stones que he visto, los barceloneses Smoking Stones. Y ¡cómo no! Jordi Güell, su mujer Conchi y Susanne Stadler, que obviamente no podían perderse la descarga de los Stones en Madrid.
Conforme se acerca la hora de la apertura de puertas, el colorido, el gentío, el ambiente es cada vez más stoniano y se palpa más la emoción, la excitación, todo lo que es un concierto de los Stones. Venezolanos ataviados con la bandera de su país, por supuesto un nutrido grupo de argentinos siempre animando la cola con sus cánticos y su “Amo los Stones, Amo los Stones, Amo los Stones…” gente de toda España y de todo el mundo esta allí. Y por supuesto, acaparando a la mayoría de televisiones que aparecen por allí, mis hermanos de Bilbo, que con las pancartas de saludo a la banda que han preparado para esta ocasión, serán protagonistas. ¡Como no, joder, si son de Bilbao y del centro!
 Se abren las puertas y corremos hacia la valla de la primera fila. Una vez dentro del estadio, al haberse abierto el recinto relativamente tarde, la espera no será demasiado larga. Más amigos, gente del mundo del periodismo y de la radio como Marta Vázquez de Rock FM están también cerca de mi zona, y tenemos ocasión de departir unos minutos.
 No haré ningún comentario sobre el baboso de Leiva. Una caricatura grotesca de aprendiz de rockero light de pastel para radiofórmulas, un tipejo hipócrita, oportunista, falso y además, aburrido y malo como la carne de pescuezo solo merece que se le tire al cubo de la basura. Y esto además, se lo he dicho personalmente a él en su muro de Facebook.
 21,45. Cae lentamente la noche sobre Madrid. Aparecen los fotógrafos en el foso, el equipo de los Stones termina de instalar el escenario, y una vez más… empieza el hormigueo por el estómago, los nervios, casi me arranco una uña de cuajo al mordérmela, me agarro a la valla de la primera fila y los minutos pasan como una tortura, hasta que por fin… ¡¡¡Diosss, por fin!!!
… una vez más por fin, a las 21.50 las luces del estadio se apagan y tras la presentación por la megafonía, Charlie Watts se sienta tras su kit de batería y al acabar el video de presentación,  y mientras apenas puedo contener la emoción y estallo en un grito ensordecedor de placer, los Stones salen a escena con un Keith Richards al frente más enérgico y potente que nunca, volándonos la cabeza con un arranque de “Jumpin´Jack Flash” devastador.
 Antes de entrar a analizar en detalle como fue el concierto, de entrada decir que fue en todos los aspectos SENSACIONAL. Los Stones están como nunca, frescos, fuertes, pletóricos de energía, vibrantes, rebosantes de vitalidad. Más de una vez lo he repetido en estos días: lo de los Stones no es humano. Es increíble que con 70 años Mick Jagger lleve el peso del concierto como lo lleva, que se vacíe literalemte bailando, cantando, recorriéndose las pasarelas laterales del escenario una y otra vez , aunque para quienes le vimos el verano pasado en el concierto de Hyde Park no es ninguna sorpresa. Pero es que Keith, que en la última gira no dio su mejor versión en algunos conciertos debido a las consecuencias del famoso accidente de las Islas Fidji, está como una fiera. Le disputa el liderazgo en una incruenta y casi diría que solidaria lucha por dominar la escena al propio Mick Jagger, toca como hace muchos años que no le veía tocar, hace solos… es como el Keith Richards de las giras del 81-82.
 Todo sale a pedir de boca. El sonido, que el año pasado en este mismo recinto con Bruce Springsteen fue malísimo, es una auténtica maravilla. De hecho, pocas veces con la excepción de Buenos Aires o de Londres he escuchado a los Rolling Stones sonar a un volumen tan alto y sin acoples, sin altibajos, con un sonido cuya calidad y nitidez rozó la perfección.  A la banda se la ve unida, compenetrada, cómplice, se transmite el buen rollo que hay entre ellos. Yo, que desde la primera fila lo puedo apreciar bien, alucino con los gestos, guiños y bromas que Mick y Keith se intercambian durante toda la actuación. Y eso repercute en la brillantez del concierto.
 Un show fabuloso, un concierto de rock electrizante y emocionante que superó con mucho mis expectativas. Así fue como transcurrió
JUMPING JACK FLASH
La banda sale en tromba, y desde el primer momento se ve que van a matar y a morir. Sonido impresionante, con un Keith Richards que golpea su telecaster con una fuerza inaudita haciendo que los riffs suenen a auténtico heavy metal. Charlie,  golpeando su batería con una energía y unas ganas descomunales y Mick Jagger dándolo todo desde el primer momento. Imposible imaginar un arranque mejor.
YOU GOT ME ROCKING
Rock crudo, salvaje, duro y visceral. Stones en estado puro. De nuevo, Keith marca el riff con una potencia sobrenatural y Ronnie Wood no le va ni mucho menos a la zaga. Durante esta canción, literalmente me vuelvo loco, saltando, cantando y gritando. De orgasmo
IT'S ONLY ROCK'N ROLL
Exactamente igual que en Hyde Park, Mick Jagger es el protagonista absoluto de esta canción. Literalmente abronca al público, les hace saltar, cantar, moverse, y la banda ataca esta versión con una fuerza de verdad, fuera de lo común.
TUMBLING DICE
¡Aquí nadie baja el pié del acelerador! El ritmo del concierto es trepidante, y este “Tumbling Dice” suena maravillosamente. Temazo total, clásico absoluto que vuelve a marcar un punto de brillantez sensacional.
ANGIE
Sabiendo todo lo que esta canción significa para los Stones en relación con Madrid, yo personalmente estaba seguro de que la iban a tocar. Extraordinaria. Si Keith en plan eléctrico avasalla, con la acústica en “Angie” se luce de manera magistral. Ya es noche cerrada,  pero miles de telefonos móviles iluminan el estadio igual que cuando en el 82 la luz de los mecheros recubrió aquel inesperado pero maravilloso “Angie” de una magia indescriptible.
LIKE A ROLLING STONE (BY REQUEST)
Llega el momento de la canción votada por los fans, que contra todo pronóstico es… ¡”Like A Rolling Stone”! –en la prueba de sonido se escuchó “Bitch”, que finalmente no tocaron-  ¡que maravilla! Otro flashback que me lleva a Gijón en el 95, donde tocaron esta canción con un feeling inolvidable. Mick Jagger advirtió al público: “Bueno…  hace mucho que no tocamos esta canción, a ver como sale”. Y les salió de fábula, incluso a pesar de que entraron medio cruzados en el comienzo de la canción. Mi buen amigo Carlos Perez Baez, cuya excelente página www.dirtyrock.eu desde aquí recomiendo sinceramente, me recuerda que la última vez que hicieron esta canción en directo fue precisamente en España, en Zaragoza en el 2003. Simplemente maravillosa. Incluso con sus errores.
DOOM & GLOOM
Una más de las muchas sorpresas de esta noche de ensueño. “Doom And Gloom”, que desde que ha comenzado la gira la han hecho de forma desacelerada y en algunos casos –Lisboa, por ejemplo- muy floja, esta noche sí que suena potente, a su ritmo y nos hace a todos saltar y bailar hasta la extenuación. El ritmo del concierto no baja ni un ápice y de nuevo, Keith, como si estuviera poseído realmente por ese caballero por el que sienten simpatía, ataca los riffs de guitarra con una pegada, con una fuerza tal que no podemos dejar de alucinar. ¡Qué animal!
OUT OF CONTROL
Nueva exhibición de poderío físico de Mick Jagger. Corre por todo el escenario, se contornea, se retuerce y se mueve como una serpiente, exactamente igual que en 1968 en el Rock´n´Roll Circus. Hay determinados momentos de esta canción en la que yo diría que la aceleran, y la base de ritmo de Darryl Jones y Charlie Watts en esta canción es simplemente fabulosa. ¡Dios, que conciertazo están dando hoy los Stones! Estoy a escasísimos metros de ellos, y tengo que pellizcarme para darme cuenta de que no es un sueño…
HONKY TONK WOMEN
¡Bestial! ¡El mejor “Honky…” que les recuerdo desde 1982! Aquí Ronnie Wood sale al primer plano, es quien destaca y cuando ve la pancarta de Santi con el “Ronnie We Love You” nos tira un beso y una pua que por un milímetro no conseguimos coger…
 Llega el momento de las presentaciones. Como siempre, no falta el vacile a Woody. “Vamos Ronnie, enséñanos como bailas flamenco” le dice Mick riéndose mientras el guitarra se marca su bailecito de siempre
YOU GOT THE SILVER
No me importa confesarlo. Desde el primer momento en el que Keith coge la guitarra y empieza a cantar “Heeey, baby, what´s in your eyes…” se me hace un nudo en la garganta y no puedo evitar que me salten lágrimas de emoción. El Rock´n´Roll hecho carne, el riff humano, el superviviente por definición, el alma, el corazón y los cojones de los Stones, Keith Richards, con su voz rota y aguardentosa, su figura hierática, su mirada vidriosa está ahí, frente a mi. Como tantas otras veces. Y me encoje el alma. Vuelvo a repetir: no moriré sin que algún día pueda mirarle a los ojos y le diga: Keith, gracias por toda tu música y toda tu vida.
CAN'T BE SEEN
La segunda canción de Keith. Personalmente hubiera preferido “Happy”,  o como en el 82, “Little T&A”, pero bueno… La atacan con fuerza, suena potente y lo mejor, Keith se muestra fresco, ágil y fuerte.
MIDNIGHT RAMBLER
“Midnight Rambler” no es solo uno de los mejores momentos de la noche… este “Midnight Rambler” creo que habrá sido de largo el mejor de toda la gira. Alargado mucho más de lo normal, con los tres guitarras, Taylor, Woody y Richards picados uno con otro, haciendo solos sensacionales, no dejo de salir de mi asombro. Es sencillamente bestial. La canción más genuinamente rockera de los Stones, a ritmo trepidante, con el gran Mick Taylor magistral y por supuesto, con un Mick Jagger al que solo la faltó azotar el cinto tachonado que lucía en las giras de comienzo de los 70. Cruda, guitarrera, intensa… de lo mejor, si no lo mejor de todo el concierto.
MISS YOU
Cuando estaba resignado, como en tantos otros bolos de los Stones a que esta canción significara un bajón en la intensidad del concierto, esta noche por primera vez en muchos años, “Miss You” es ACOJONANTE. Charlie acelera el ritmo desde la batería, suena fuerte, y sobre todo, en esta canción Darryl Jones toma el protagonismo absoluto, marcando un ritmo lleno de groove y haciéndose un solo en mitad de la canción simplemente sensacional. Cada día me maravillo más de cómo acertaron en 1993 los Stones al elegir a Darryl Jones como bajista. No es oficialmente un m iembro de la bbanda, pero 20 años después, yo ya no me imagino a los Stones sin él. Y por supuesto, si la van a tocar siempre así, que “Miss You” no se caiga nunca del set.
GIMME SHELTER
Sonó sensacional, como siempre Lisa Fischer inmensa en la que yo creo que es ya por pleno derecho “su canción” en el set de los Stones, aunque personalmente me dio la impresión de que el resto de la banda aquí bajó un poquito el pie del acelerador. “Gimmie Shleter” me ha gustado más en otros conciertos.
START ME UP
Lo mismo que con “Gimmie Shelter”. En medio de una noche de apoteosis absoluto, todo es una maravilla, pero sin embargo “Start Me Up” esta vez se queda lejos de ser el momento álgido de la noche. De nuevo la tocan algo más lenta de lo normal y Mick baja algunos tonos.
SYMPATHY FOR THE DEVIL
Tras el “descanso” que pudieron ser las dos canciones anteriores, cuando comienza “Sympathy For The Devil”, de nuevo salen en tromba, dejándose la piel en escena y con un Mick Jagger desatado, de nuevo recorriendo las pasarelas, y todos dándole a esta canción un ritmo intensísimo. De nuevo, bestial Keith tanto marcando el riff de la canción como en el solo de guitarra, donde se luce de manera espectacular. Me llamó la atención que quizá por la estructura del estadio, parcialmente cubierto y por la ubicación del escenario, no hubiera en esta canción el despliegue pirotécnico habitual. Pero una vez más, el espectáculo no esta en las llamaradas de fuego, está en la propia banda.
BROWN SUGAR
De nuevo, y como no puede ser de otra forma esta noche, bestial. Como si  quisiera romperle la cara a alguien, Keith y Ronnie sacuden los riffs de guitarra de esta canción como fieras enjauladas, toda la banda la alarga… es como si no quisieran que esta noche acabase. Es maravilloso, genial, fantástico, todo el público está disfrutando, la banda esta pletórica. Madrid entera es un puro orgasmo stone…vuelvo a pellizcarme, esto es tan maravilloso que apenas puedo creer que esté siendo realidad. ¡¡Dioss…¡¡Que grandes, qué inmensamente grandes son los Rolling Stones!!
YOU CAN'T ALWAYS GET WHAT YOU WANT (WITH CHOIR)
Después de una hora de excitación sin límites, de saltar, cantar y gritar poseído una vez más por la magia de la banda de rock’n´roll más grande del mundo, sigo disfrutando, pero… sé que se acerca el final. Aún asi, disfruto con locura de Keith en las pasarelas y de Mick con su gorra y su acústica cantando este fabuloso clásico de los 60, que termina de manera totalmente sorprendente, con todo el grupo improvisando un instrumental de jazz al ritmo que Charlie les marca desde la batería. ¡¡¡¡WUUUUUAUUUUHHH!! ¡Es sencillamente maravilloso! ¡Nunca les he visto hacer esto! ¡Diosss… gracias! Es increíble, es como en Barcelona’98, los Stones están felices, unidos a su público, compenetrados entre ellos y con su público. Esto es felicidad en su estado máximo para mi… ¡por favor, que esto no acabe nunca!
(I CAN´T GET NO) SATISFACTION (CON MICK TAYLOR)
El pollazo final de un polvo cuando estas follando. La última gota de semen. La última vela de la tarta de la fiesta de cumpleaños. La despedida. Aún así, una despedida maravillosa, envuelta en poder rockero, en la que agradezco que aunque Mick Taylor solo aparezca para recibir un aplauso, aparezca y recuerde, en un flash vertiginoso, toda su época en los Stones. Es el último beso, la despedida, lo estoy disfrutando con locura, pero… como bien decía Keith, es el último trago de bourbon o el último cigarrillo que se le ofrece a un condenado a muerte antes de subir al patíbulo. Llevo dos horas viendo a los Stones, se está acabando y …¡¡joder, que corto se me ha hecho!!
Toda la banda sale a saludar al público, y al final, solo queda sobre el escenario Mick Jagger, único, grandioso, líder, el espíritu vivo de los Stones. Una vez más, he sido testigo privilegiado de la ceremonia más maravillosa, más apoteósica, más sensacional, más irrepetible que puede vivir alguien que sienta el rock de verdad. Volver a ver en vivo, en directo, en concierto, a los más grandes, a sus Majestades Satánicas, a los Rolling Stones.
EPILOGO
Termina el concierto, se encienden las luces del estadio… emocionado, me fundo en un abrazo con Santi, con mi amigo Carles, con su chica, con Antonio Vázquez, fotógrafo cordobés amigo que es uno de nuestros más reputados colaboradores en la Heavy, con Conchi y Jordi Güell…¡Que maravillosa experiencia! ¡Nada existe, al menos para mi, como vivir con mis amigos, un concierto de los Stones, de mis Stones!
 Según vamos saliendo del estadio, infinidad de gente que me conoce por mi pasion stone me saluda, se me abraza, se hace fotos conmigo… ¡qué grande! ¡qué felicidad! Madrid esta bañada por una inmensa lengua stoniana, y saber que yo he contribuido a ello, por muchos de los comentarios que la gente me cuenta, me llena de felicidad.
 Mis hermanos stonianos de Bilbo tienen que volver a su ciudad esta misma noche, excepto Santi. Gracias a ellos, he vivido una jornada Stone inolvidable, mi abrazo de corazón a Manu, a Imanol, a Julen,y como no, a Santi, que me acompañará en la fiesta Stone que celebramos poco después en la We Rock.
 Sala We Rock, Mariskal Romero, Santi Rentero, Judith Mateo, cientos de fans Stonianos…Yo estoy allí, en el escenario de la sala pinchando desde allí música de los Stones, de los Guns, de Aerosmith, de Led Zeppelin, de AC/DC… salto, brinco y disfruto como un poseso, porque en el fondo, desearía que esta noche no acabase nunca… ¡Diosss..! ¡Que grande ha sido! ¡Vivo el rock, disfruto el rock, el rock es mi vida,  y nunca más que esta noche!
 Pincho música de los Stones hasta las 6 de la mañana. Y seguiría 6, 12 ó 20 horas más. En el fondo, lo único que deseo es que esta maravillosa noche no acabe nunca. He visto a los Stones, le he tenido cerca de mi, les he disfrutado una vez más, he gritado, saltado, bailado, cantado y llorado con ellos. He vuelto a ser feliz. Inmensamente feliz.
 También diré una cosa, que seguramente tu sabes, Hubiera dado lo que fuera por ver a los Stones contigo, mi amor, mi catalana maravillosa…. No pudo ser. Pero que sepas que todo el día me acordé de ti…
 Después de la fiesta Stone en We Rock, llego a mi casa alrededor de las 7.45 de la mañana. Está amaneciendo. Estoy físicamente destrozado, sin garganta y ansioso por tumbarme en la cama y dormir, pero… me quedo un rato en la ventana de mi dormitorio viendo amanecer. De alguna manera, no quiero que este día se acabe.  He vuelto a ver a los Stones en Madrid. No puedo ser más feliz.
 Seguiré publicando posts en LA COMUNA sobre lo que queda de gira. Si lo consigo, viajaré a América Latina el año próximo para volver a verles. Y siempre, en cualquier escenario, en cualquier circunstancia, lo daré todo por volver a sentir lo que es ver a los Stones en directo. Lo más grandioso que nadie pueda ver, sentir, respirar, sudar y/o vivir en el Rock´n´Roll.
 Los Stones, siempre los Stones…

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran entrada Mariano, yo tambien vivi como tu el concierto a tope y anque yo solo los vi 3 veces, Santiago 99, Barcelona 03 y en esta gira en el Bernabeu creo que esta fue la mejor, siendo las 3 bolazos absolutos. La verdad es que transmites tu pasión por los Stones a tope, me identifico 100%.

Yo tambien me hice una foto contigo pero antes de que empezara en concierto y luego en la We Rock cayeron un par de peticiones , que creo pusiste encantado.

Fue una noche Stoniana para el recuerdo, concierto de la ostia y fiesta en una sala que ademas tenia muchas ganas de conocer.A las 7 de la mañana emprendí viaje de vuelta a Galicia pero este miercoles queda grabado a fuego en mi memoria. Saludos

Antonio dijo...

La mejor crónica del concierto que leí, dios lo que hubiese dado por estar allí (los muertos de ticketmaster!!!). Pedazo de concierto que te jalaste y fiestón por todo lo alto después, para no habérselo perdido. Por cierto que ya te mandaré por facebook la foto que nos hicimos en Lisboa
Un saludo.

FOLO dijo...

Hola Mariano,
Sale una foto tuya dandolo todo en la pagina web del grupo,en el reportaje grafico del bolo.
Por otra parte,esta navidades te escribi que salias en el video de Hyde Park durante el Honky Tonk, no se si lo leiste.
Gran entrada.
Salu2

Andrés Giménez Gómez dijo...

Bestial!! Tio, que sales tu en la web oficial de los Stones:

http://www.rollingstones.com/photos/madrid-25-june/

Trickfew dijo...

Que bien que te lo pasastes jodio, me das una envidia......... bueno al menos estuvistes en primera fila, y eso no es facil de conseguir para muchos
Un abrazo