martes, 8 de julio de 2008

LOS STONES UNO A UNO: RON WOOD

Fecha de nacimiento: 1 de junio de 1947, West Hillingdon, Londres
Nombre real: Ronald David Wood

“Cuando Mick Jagger me confirmó que iba a entrar en el grupo y que iba a ser uno de los Rolling Stones ¡no me lo podía creer! ¡Era el sueño de mi vida! Desde siempre, desde muy joven, siempre fui un fan de los Rolling Stones, conocía todas sus canciones y de pronto, ahí estaba, tocando con ellos. Ha sido lo más maravilloso que me ha ocurrido nunca.” Ronnie Wood, 1978

Ronnie Wood entró en los Rolling Stones en la primavera de 1975, unos meses más tarde de la salida del grupo de Mick Taylor a finales del año anterior. En un primer momento, nadie, ni siquiera él mismo, sabía con seguridad si llegaría a ser un miembro permanente del grupo o si se limitaría a ser un mero acompañante eventual. Pero el tiempo demostró a todos que Ronnie había nacido para ser un Stone.
Antes de 1975, Ronnie se había hecho un nombre como músico en Inglaterra primero con los Birds, posteriormente como bajista del Jeff Beck Group –precisamente por estar en el grupo de Jeff Beck, puede presumir de ser el unico Rolling Stone que estuvo presente en el festival de Woodstock de 1969- y finalmente como guitarrista de Faces, en donde compartió protagonismo antes de que se convirtiera en una estrella en solitario, con Rod Stewart. Desde comienzos de los años 70 trabó amistad con los Stones, y muy especialmente con Keith Richards, que colaboró muy activamente en sus primeros discos en solitario y que incluso estuvo presente en el último concierto de Faces, grabado para un especial de televisión y que actualmente esta a la venta en DVD.
Cuando en los primeros meses de 1975 se empezaron a hacer a caballo entre Amsterdam y Munich los ensayos y audiciones para elegir el guitarrista que ocupase la plaza de Mick Taylor, Ronnie no era el mejor situado. Nombres como los de Harvey Mandel o Wayne Perkins, que de hecho grabaron varias guitarras en el álbum ‘Black And Blue’ e incluso los de Rory Gallagher (?) o Steve Marriot sonaban con más fuerza para entrar en el grupo, pero… tanto Mick como Keith supieron captar que Ronnie era la persona que en ese momento necesitaban. Puede que no fuera el mejor guitarrista del mundo, pero era un músico que en su personalidad, en su actitud, en su forma de ser, en todo, se identificaba plenamente con lo que significaba ser un Stone.
Ronnie supo ganarse muy pronto el apoyo, la simpatía y el cariño de todos los fans, supo ser en un momento crítico de la historia del grupo como fue el final de los años 70 un apoyo personal e incluso afectivo de enorme peso para todo el grupo y en especial para un Keith Richards que vivía los dolorosos días de los juicios, procesos y comparecencias en tribunales derivados del conflicto de Toronto y musicalmente, ha aportado mucho al grupo incluso colaborando con Mick y Keith en la composición de muchos temas, el primero de ellos, ese correoso y rockero “Hey Negrita”. Parece que fue ayer, pero… ¡Ronnie lleva 33 años con los Stones, mucho más del doble de lo que estuvieron Brian Jones y Mick Taylor.
Yo personalmente tengo que admitir que Ronnie Wood es un Stone especial. Quizá muchos stonianos sentimos por él una mezcla de admiración y de envidia, porque él personifica mejor que nadie el sueño de ser un fan del grupo, de conocer y amar sus canciones y finalmente, llegar a ser uno de ellos, llegar a ser un Stone. Es increíble, cuando ves un concierto de los Stones desde cerca , en las primeras filas, mirar a Ronnie y notar, sentir que esta disfrutando tanto del show como yo o como cualquiera de los que estamos en esas primeras filas, y que cada vez que se sube a un escenario con ellos, a pesar de las frecuentes bromas pesadas de Mick y Keith, esta haciendo realidad un sueño.
Su sueño. Nuestro sueño, el ser Stones, el formar parte de ese sentimiento.