domingo, 13 de diciembre de 2009

BLUES Y ROCK PROGRESIVO (2)

"En septiembre de 1970, Led Zeppelin eran elegidos el mejor grupo de rock en Inglaterra por los lectores de la revista Melody Maker, galardón que durante los siete años anteriores habían ganado de forma consecutiva los Beatles. Sin duda esto significaba un importante cambio de orientación en los gustos de la juventud rockera británica, que daba por enterrada definitivamente la era de Beatles, Stones y Kinks para abrir el paso a la generación que quería imprimir al rock, desde su concepto de la evolución del blues eléctrico, más volumen, más fuerza y mayor intensidad. Y aunque en ese campo, que con los años derivaría en lo que hoy conocemos como Heavy Metal, Led Zeppelin serían la banda líder, la formación que englobaría todas las señas de idenitdad del género, a la hora de hacer un análisis más profundo de su aportación a la historia del rock, es inevitable referirse a ellos como el grupo que más hizo progresar el blues y dotarle de una sonoridad, una instrumentación y un carácter tan innovadores, que permitió que hoy el blues no sea tan solo considerado música negra, ni esté circunscrito al delta del missisippi, sino que sea la base musical de muchísimos nuevos movimientos musicales que sin renunciar a sus postulados más rupturistas, se identifican con el sentimiento y la capacidad de comunicar que el blues tiene."

Ken Tucker, The Rolling Stone History Of Rock´n´Roll



Seguimos en torno a 1966. The Yardbirds ven como en poco más de un año, Eric Clapton y Jeff Beck abandonan la nave para empezar otros proyectos, poniendo en marcha Beck uno de los grupos de mayor influencia y calidad en el blues progresivo de este momento y que junto a Cream, es otro de los nombres con los que el Hard rock guarda una mayor deuda: The Jeff Beck Group. Con Rod Stewart como cantante, Ronnie Wood en el bajo, Micky Waller en la batería y Nicky Hopkins en el piano, editaron dos sensacionales discos de puro blues rock, Truth, en el verano de 1968 Beck-Ola, justo un año más tarde Si en Truth demuestran como se puede reinventar el blues con dos clásicos de Willie Dixon como "You Shook Me" o "I Ain´t Superstitious", en Beck-Ola nos regala momentos de inspiración tan fabulosos como "Spanish Boots", un proto-hard rock realmente logrado. Bases de ritmo muy solidas, muy densas, guitarras fuertes, duras, riffs penetrantes y una voz que se ajusta perfectamente a esa intensidad sonora. Discos que marcaron una transformación única en la historia del rock y que cuando se escuchan hoy, junto a los que están haciendo grupos como Jet o The Answer, demuestran su actualidad y su vigencia.

Tristemente, las desavenencias personales de Jeff Beck con el resto de su banda, hizo imposible la continuidad de este sensacional proyecto, que se rompió abruptamente a finales de 1969, aunque de él nacieron por un lado los Faces y por otro, de las cenizas de Vanilla Fudge, los Beck, Bogert & Appice.

Todos aquellos que seáis seguidores de Led Zeppelin, es probable que solo conozcais de referencia no solo lo que Jimmy Page hizo con Jeff Beck en los Yardbirds -que fue muy poco, por desgracia- pero que se plasmó en un formidable disco llamado 'Little Games', en el cual Jimmy Page, que ya tenía en su bagaje musical un profundo conocimiento del blues, inició un camino de exploración del blues como estilo musical en un sentido plenamente progresivo, imprimiéndole más fuerza, más dureza, y dando algunas claves de lo que acabaría por desarrollar plenamente con Led Zeppelin. "White Summer" es una de las pruebas. Incluso, canciones míticas de la primera etapa de los Zep, como su versión de Willie Dixon de "You Shook Me", uno de los más impresionantes ejercicios de blues progresivo que he escuchado nunca, fue interpretada por Jimmy con los Yardbirds en su última época, así como "Dazed And Confused", que en el repertorio de los Yardbirds se llamaba "I´m Confused".

De esa visión vanguardista, innovadora y revolucionaria del blues nació en la cabeza de Jimmy Page el concepto musical, que sabiamente amalgamado con la influencia del rock californiano que traían Robert Plant y John Bonham, dió lugar al sonido que cambió el rock y conquistó el mundo.

Led Zeppelin en efecto es el grupo que da con los ingredientes de la fórmula magistral, que es capaz de crear un lenguaje musical y un estilo dotado de una fuerza creativa, una intensidad y personalidad tales que su éxito es arrebatador. Ello se explica no solo por la magia que envuelve todo su primer álbum, sino por la inmensa calidad que atesora su segundo trabajo, su inmenso Led Zeppelin II; desde el rock experimental de "Whole Lotta Love" al blues progresivo de "The Lemon Song", el hard rock de "Heartbreaker" o la calidez acústica de "Thank You", que ya señala el camino que seguirán en su tercer disco.

Pero en ese terreno musical Led Zeppelin no estaban solos. En esa línea de evolución que lleva el british blues de mediados de los 60 al Hard Rock de los 70, es notabilísimo el papel de grupos como los Ten Years After de Alvin Lee, cuyos primeros discos es a cual más válido y más representativo de esa progresión, de ese crecimiento a través de la fusión del blues con el rock. Baste mencionar tanto solo la versión de "I Can´t Keep From Crying" de Willie Dixon de su disco debut Ten Years After de 1967 o su "Good Morning Little Schoolgirl" del Ssssh de 1969. No menos relevantes son discos como Mr.Wonderful de los Fleetwood Mac de Peter Green, en el cual se incluye una excelente versión del "Dust My Broom" de Elmore James, o los dos signifficativos casos de dos grupos que en los 70 se harán famosos como pioneros del hard rock, pero cuyas raíces musicales se hunden en el blues. Tons Of Sobs, el disco debut de Free en 1968 y el primer álbum de Black Sabbath, en el que en temas como el extenso "The Warning" hacen un ejercicio de blues progresivo verdaderamente logrado.