jueves, 31 de diciembre de 2009

FIN DE AÑO: RECUERDOS, SENSACIONES, ENSOÑACIONES... Y DESVARIOS DE TODA INDOLE Y ESPECIE...

Madrugada del 30 al 31 de diciembre de 2009. Lluvia y frío en Madrid, como en todos estos últimos días -cosa que me gusta, y que me recuerda aquellas navidades grises, plomizas, atlánticas de mi Xixón de antaño-. Atmósfera algo más cálida en los pulmones, la memoria y el corazón, gracias en parte, como casi siempre, al Jack Daniels y a la marihuana. Buena música de fondo, en este caso y para variar, Rolling Stones ('Exile On Main Street')

Cada vez que termina un diciembre, siento la sensación por un lado de que se abren 12 meses en los que todo está por descubrir, por conquistar, por luchar, por ganar, por disfrutar. Pienso en la siempre agradable sensación que me produce comprobar como a partir del 1 de enero, gracias a la rotación del planeta, cada día tardo un poco más en encender la luz de mi estudio por las tardes. Pienso en que los meses de estío me llevarán, como casi siempre, a ver y a disfrutar festivales, conciertos, eventos, tanto en esta piel de toro como en Europa y América, y que allí sentiré como siempre el vértigo de ser periodista y de disfrutar con ello, de vivir la música y la noticia de la música en primera línea...
Y también pienso en que ya nos queda -me queda- un año menos. Pienso en que no se si por suerte o por desgracia, cada año me lo bebo más deprisa, me acuerdo mucho más de la anterior nochevieja como algo casi que pasó anteayer... (mi abuelo, una de las personas que atesoraba más sabiduría de las que jamás he conocido ni conoceré, con ese acento y esa media sonrisa irónica tan asturiana que le caracterizaba me diría seguro si leyera esto: Ay, este Marianín... se esta haciendo viejo, ¡cago en la santina!)

Escribo estas reflexiones a vuelapluma desde Bucarest. Desde un escenario de la memoria y de la vivencia al que siempre vuelvo en estas fechas. Desde un Bucarest muy distinto al actual, desde un Bucarest nevado y nublado de viejos cafés con violinistas zíngaros y vaho en los cristales, con un intenso olor a pan de horno y con el ardiente sabor de la Tuïca y el Palinka en la garganta.
También escribo desde otros escenarios. Ese mismo olor a pan de los cafés de la capital rumana me lleva a garabatear cuartillas en cualquiera de las plazas de "mi" barrio de Grácia en mi siempre añorada Barcelona, saliendo de los "Forn de Pá". O desde los chigres de ese Xixón maravilloso con el eterno olor a la sidra derramada en el suelo, que se mezcla con los olores a mar que surgen de la profundidad del cantábrico que se divisa desde el ventanuco de ese chigre frente a la playa de Antrómero que tantas veces visité hace años.

Siguen sonando los Stones. Ahora, "Coming Down Again", una preciosa balada escondida en el 'Goats Head Soup". Más recuerdos, más imágenes, más sensaciones. Estación de Atocha, Madrid, 1989, una chica lánguida y silenciosa que parecía relajar con su mirada el viento que siempre azotaba la glorieta de Atocha en invierno. Una copa de coñac en "El Brillante". Una sonrisa cómplice. Paraísos no perdidos (nunca se pierde del todo aquello que se puede recordar...)
Vallecas, Madrid, verano de 1990. Cervezas y reproches en un garito rockero del barrio rockero por definición de la capital del estado. Un amigo, que sin decírtelo, sabes que te está diciendo adiós para siempre. Muerto por Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida en diciembre de ese mismo año.
Barrio de Grácia, Barcelona. Tempestades de sentimiento, sensualidad y complicidad con "Start Me Up" de los Rolling Stones de fondo (...igual que ahora)

Impresiones, paisajes, sonidos, ensoñaciones que supongo que todos tenemos en la retina. Seguro que alguna de las mías te recuerda a alguna de las tuyas.
(Se recomienda leer esta entrada en el blog con música de Lou Reed, Bob Dylan o los Rolling Stones, y por supuesto, con un lingotazo de bourbon)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Se me han puesto los pelos de punta, que bien escribes Mariano

Mariano Muniesa dijo...

Gracias.Feliz año nuevo

yesi beatle dijo...

VOS SOS EL QUE ESCRIBIO ESE LIBRO DE JOPLIN QUE NO CONSIGO POR NINGUN LADO????... ME ENCANTO ESE "RELATO" (NO SE SI SE LLAMA ASI)... ME ENCANTA COMO ESCRIBIS... AUNQUE NO LO ESCUCHE CON LA MUSICA RECOMENDADA CAUSO UN EFECTO MUY LINDO EN MI.
YA ESTOY SIGUENDO TU BLOG!.
UN BESO GIGANTE.

Emilio Pino dijo...

impresionantes palabras mariano, siempre con un gran aroma rebelde y poetico. FELIZ AÑO NUEVO

Xosé Baena dijo...

Algunas evocaciones un poco deprimentes, ¿no? La próxima Navidad cambia de vinilo y pincha "Waiting On A Friend", ¡qué caray!