miércoles, 26 de noviembre de 2008

SERIE GRANDES DISCOS EN DIRECTO DE LOS 80: DEEP PURPLE

DEEP PURPLE
'Nobody´s Perfect' (junio 1988)

Desde que editasen 'Made In Japan' y éste álbum se convirtiera en la madre de todos los dobles álbumes en directo, las sucesivas formaciones que tuvo Deep Purple siempre se afanaron -sin conseguirlo- en editar discos en directo que pudieran como mínimo igualar la gloria y el arrollador éxito del disco japonés. Con la formación original que grabó en el 72 aquel disco reformada, Ian Gillan, Richie Blackmore, Jon Lord, Roger Glover e Ian Paice, en el tour mundial que llevaron a cabo para presentar en 1987 el 'The House Of The Blue Light', los conciertos de Verona, Italy, del 22 de agosto de 1987, Oslo, Noruega el 23 de mayo de 1987 y del 26 de febrero de 1988 en Hook End Manor en Inglaterra, integraron el material para un doble directo correcto, válido, propio de un grupo de primera categoría como Deep Purple, pero... ni de lejos llegaba a 'Made In Japan'.
Parte del fracaso de la intentona residió en la producción del disco. Roger Glover, quien por otra parte se había distinguido como un productor de primera categoría con otras muchas bandas (Nazareth, Status Quo) con este directo no hizo ni mucho menos una de su mejores obras como productor. El disco, por la forma en la que se dividieron los cortes, con unos fade-out muy prolongados, fue en muchos aspectos un álbum muy frío, en el que faltaba la sensación de escuchar un concierto completo, como sucedía por ejemplo en el mismo 'Made In Japan'. Ahora bien, dentro de la abundante discografía en directo que Deep Purple y sus derivados editaron a lo largo de los 70 y 80, 'Nobody´s Perfect es muy probablemente uno de los trabajos más sobresalientes, por cuanto ofrece a unos Deep Purple es un magnífico estado de forma, haciendo conciertos muy superiores en cuanto a compenetración, calidad y fuerza a los que habían hecho en 1985 en la gira de 'Perfect Strangers', y de de nuevo, como parecía ser el sino de los grandes álbumes en directo, marcó en gran medida el fin de esa formación, repetición del mítico 'Mark II' de los años 70. La siempre tormentosa y difícil relación personal entre Ian Gillan Gillan y Richie Blackmore, amén de sus puntos de vista diametralmente opuestos sobre el estilo musical que Deep Purple debían seguir se saldó con la marcha de Gillan a las pocas semanas de editarse este álbym, aunque regresaría a la banda en 1992 para la gira de 25 Aniversario de Deep Purple y la grabación de 'The Battle Rages On'.
En cualquier caso, las versiones de "Perfect Strangers", "Space Truckin'" o "Highway Star" de 'Nobody´s Perfect' merecen estar entre las grabaciones de mayor éxito de Dee Purple en sus años de "come back" de los 80.