miércoles, 29 de abril de 2009

GRANDES DISCOS EN DIRECTO: RAINBOW

RAINBOW 'On Stage'
(Febrero 1977)

Para muchos fans de Richie Blackmore que consideran a Rainbow por encima de Deep Purple la más perfercta y genuina creación musical del mítico guitarra de la fender stratocaster blanca, este 'On Stage' es la idónea continuación del 'Made In Japan' entendido en términos de fuerza, feeling e intensidad.
En gran medida, es verdad. Cuando en 1976 Rainbow grabaron su segundo álbum 'Rising' tenían en sus filas nada más y nada menos que a Ronnie James Dio como cantante, Cozy Powell en la batería, Jimmy Bain en el bajo y Tony Carey en los teclados, amén del maestro Blackmore haciendo arder su stratocaster y sus amplificadores, así que incluso sin escuchar el disco, puedes imaginar solo a tenor de sus nombres lo que estos músicos podían ser capaces de hacer en un escenario.
La gira mundial que hicieron durante todo el año 76 por Europa, Japón y Estados Unidos para presentar 'Rising' ofreció a quienes tuvieron el privilegio de ver esos históricos conciertos una actuaciones verdaderamente impresionantes, de las cuales, en especial las celebradas en Alemania y Japón, se extrajo el material que integró este formidable doble directo.
Desde el comienzo, con el demoledor “Kill The King”, la versión alargada y convertida en medley blues de “Man On The Silver Mountain”, la extensa pero llena de desbordante feeling de “Catch The Rainbow” o el estremecedor “Mistreated” de Deep Purple en el cual Ronnie Dio, en singular combate con David Coverdale, borda el tema interpretándolo con una maestría y una entrega quizá irrepetibles. Cuatro caras de rock trepidante, denso y voluminoso sabiamente producidas por otro genio de la ingenieria de sonido en el rock, Martin Birch -como todos sabemos, artífice años más tardes del salto a escala mundial de Scorpions y Iron Maiden- a cargo de una banda que por suerte o por desgracia, nunca consolidó una formación estable más allá de un año y medio, pero que en esta de 'Rising' tuvo la oportunidad de reunir a unos auténticos genios de la música en un momento excelente de forma y de motivación, que tuvieron el acierto de grabar en doble disco momentos históricos de magia, inspiración y energía. Un álbum tanto en sus partes más fuertes, más heavys, como en su cara más bluesística, sensacional en todos los sentidos.