miércoles, 3 de septiembre de 2008

SERIE GRANDES DISCOS EN DIRECTO: WHITESNAKE

En los 80, que es el periodo en el que nos vamos a ocupar en esta primera tanda de series de grandes discos en vivo, no solo existió dentro del mundo del rock duro la siempre recordada y celebrada New Wave Of British Heavy Metal, aunque sin duda este fenómeno tuviera una importancia capital en la historia del género y actuara como detonador de todo el "come back" del rock duro al primer plano de la actualidad. El resurgir paralelo en América y la apuesta decidida de toda la industria del disco yanqui por el rock duro, el regreso de grandes clásicos como Deep Purple y la inmensa grandeza de los grupos de Heavy Metal en directo propició que el género conociera sobre todo en la primera mitad de la década una de sus épocas de gloria y que por consiguiente, en los 80 asistiéramos a la edición de magníficos discos en directo, de la misma brillantez y calidad que los míticos live de Uriah Heep, Rainbow o Kiss de la década de los 70. Si tenemos en cuenta que en los 80 la tecnología aplicada a la ingeniería de sonido conoció otro momento de desarrollo sin precedentes y que se pudo disponer de medios mucho más avanzados para la grabación de música en general y de actuaciones en directo en particular a un coste relativamente más accesible, nos encontramos con que en este periodo van a editarse muchos de los mejores discos en directo de toda la historia del rock duro, no superados siquiera en los 90 o en los primeros años del siglo XXI, en los que además, con la aparición del DVD, el concepto clásico del álbum en directo va a sufrir una completa transformación.


WHITESNAKE
Live... In The Heart Of The City (octubre 1980)

La formación con más inequívoca orientación blues de cuantas surgieron tras la separación de Deep Purple en 1976 llegaba a los 80 con una buena colección de magníficos discos detrás -solo por mencionar algunos ejemplos, 'Love Hunter' y 'Ready & Willing"- y encontrándose en ese momento con una formación de lujo, en la que además del liderazgo de David Coverdale, tenían como guitarristas a Bernie Marsden y Micky Moody, Neil Murray en el bajo y sus antiguos compañeros de la púrpura Jon Lord en los teclados e Ian Paice en la batería, se lanzaron a la aventura de editar un álbum en directo tomando como base las grabaciones de sus conciertos en el Hammersmith Odeon de Londres del 23 y 24 de junio de 1980.
Alguien de EMI sugirió aprovechar la ocasión y hacer un álbum doble en el que se incluyera también el 'Live At Hammersmith' de 1978, directo simple editado solamente en el Japón. De esta manera, y después de haber hecho otro concierto apoteósico en la histórica edición del Festival de Reading de 1980 -el acontecimiento que en opinión de la gran mayoría de expertos en el genero, dió inicio al la New Wave Of British Heavy Metal- en octubre de 1980 ponían a la venta un disco sensacional, lleno de fuerza, puro hard rock y sonido penetrante y envolvente po un lado, por otro lleno de sabor blues clásico y de elegancia incorporada en gran medida por la labor de uno de los mejores productores de Hard Rock y Heavy Metal de la historia, Martin Birch, quien no tardaría en lanzar a la fama a los líderes de la NWBHM, Iron Maiden.
La genial fusión de blues y rock de "Walking On The Shadow Of The Blues" y "Ain't Gonna Cry No More", la potencia en el comienzo de los dos discos de "Come On", la intensidad de la emocionante balada que daba título al álbum ,'Ain´t No Love In The Heart Of The City" y la versión llena de sentimiento y dramatismo de "Mistreated" de Deep Purple, hacen de las cuatro caras de la versión de vinilo - o de los dos Cd´s - un disco clásico como pocos en el Hard Rock de los 80, que capturó un momento de inspiración y calidad en Whitesnake que por desgracia, en muy contadas ocasiones se volvió a repetir.
En 1982 comenzaron los cambios de formación, y aunque muchos de los músicos que entraron- en especial Cozy Powell- mantuvieron la calidad y el aura de leyenda de esta gran banda, finalmente el grupo se deshizo por completo y cuando regresó en 1987... simplemente, era algo ya completamente distinto.